El Museo del Prado inaugura una exposición LGTB con motivo del World Pride en Madrid

La mirada del otro. Escenarios para la diferencia es el título de la exposición con la que el Museo del Prado se suma a la celebración del WorldPride 2017. La muestra estará abierta hasta el 10 de septiembre.

orestes y piladesEn los museos de arte contemporáneo la temática LGTB o sobre identidad de género es ya una constante, pero no así en una pinacoteca como el Prado, quien ha abierto, por primera vez en su historia, una exposición dedicada a las obras y artistas que trataron el amor homosexual o fueron perseguidos por ello.

La mirada del otro. Escenarios para la diferencia es el título de la exposición que ha presentado el director del Museo del Prado, Miguel Falomir, quien ha destacado especialmente el hecho de que el Museo sea nacional y público. Quiero destacar hoy la palabra público porque es para todos y tiene la obligación de dar cabida a todas las sensibilidades y ser incluyente y no excluyene", ha reiterado.

Una propuesta que el Museo del Prado hace ahora porque con esta muestra se ha querido sumar a la celebración del WorldPride 2017. "No se ha hecho nunca antes, se podría haber hecho, sí, pero nunca es tarde si la dicha es buena", ha precisado Falomir, y ante la pregunta de si teme alguna crítica ha espetado: "No, pero si las hay, va en el sueldo".

La muestra reúne 30 obras, entre pinturas, esculturas y dibujos, algunas de ellas icónicas, como el grupo escultórico Orestes y Pílades, de la Escuela de Pasiteles o David con la cabeza de Goliat, de Caravaggio, y algunas menos conocidas, pero excepcionales, como el retrato de un León, El Cid, de Rosa Bonheur, la única mujer que está representada en esta exposición y quien se tuvo que identificar como hombre para poder pintar, y El Maricón de la Tía Gila, de Goya.

Una exposición que está planteada a través de un recorrido, no en ninguna sala específica, porque son obras que en su mayoría colgaban ya en las salas del Prado y sus colecciones y que proponen un viaje histórico.

"Se trata de un recorrido que quiere preguntar a las colecciones del Museo del Prado qué imagen histórica nos devuelve de las historias no normativas", ha señalado Carlos G Navarro, especialista de pintura del siglo XIX en el Museo del Prado y uno de los comisarios de la muestra.

Cada uno de los recorridos propuestos, independientes pero complementarios, entre sí –señala el programa del Prado–, refleja una realidad afectiva cuya consideración social ha sido cambiante con el paso de los siglos y en función de los lugares, y que ha ofrecido diversos y atractivos reflejos en el arte.

En este recorrido se subraya por un lado el carácter inadvertido, o incluso oculto que se dio en el pasado a las iconografías del amor más diverso, y, por otro, el hecho inclusivo de su existencia.

El primero de los recorridos se denomina Amistades inmortales y trata la cultura homosocial en el mundo de la antigüedad clásica, y se muestran esculturas de Antinoo, Adriano o de la Escuela de Pasiteles.

Perseguir los deseos es el segundo sector de este recorrido, y en el que se aborda la persecución de los artistas como a las obras de arte a lo largo de la historia y que incluso fueron acusados públicamente o condenados por amar a personas del mismo sexo. Entre ellos, Boticceli y Leonardo, pero también Caravaggio.

El tercer recorrido se centra en el tema Engañosas apariencias, que muestra la desobediencia a los roles de género, el travestismo o la inversión de papeles con ejemplos como la Magdalena de Ribera (la mujer barbuda) el Hermafrodita de Bonucelli o Aquiles descubierto por Ulises y Diómedes de Rubens, entre otros.

Amar como los dioses es el último recorrido que propone el Prado y en el que agrupa obras con personajes del mismo sexo a través de narraciones mitológicas que estuvieron siempre reservadas a la mirada del poder, con obras de Rubens y algún anónimo.

La muestra estará abierta hasta el 10 de septiembre y el Museo también propone visitas guiadas.

¿Te interesa el contenido?