Alan Turing y la manzana envenada

Se cumple el centenario del nacimiento de Alan Turing, inventor de la moderna computadora. También fue un joven gay represaliado por la justicia inglesa y que puso sus conocimientos al servicio de la lucha contra el nazismo.

alan-turing229/05/2013 - Eduardo Nabal Alan Turing forma parte por derecho propio de la moderna "Historia de la informática". Pero, como en el caso de Ada Lovelace (hija de Lord Byron) –precursora de las ideas que sustentaron el sistema–, poco se sabe de su vida o su trayectoria personal. Turing vivió abiertamente su homosexualidad en la Inglaterra de los años cincuenta enfrentándose a un sistema obsoleto y a una iglesia anclada en el pasado. Turing ha pasado a la historia por ser el inventor de la moderna computadora. Lovelace, como precursora de las redes, de Internet, desde el uso de la máquina textil. La manzana mordida de la multinacional Apple nos recuerda  la muerte del matemático inglés, presuntamente envenado por una manzana llena de cianuro. La  manzana que expulsó a Eva del Paraíso, y que forma parte de la leyenda de Blancanieves, también fue el trágico final de uno de los grandes cerebros del siglo pasado. Un hombre cuya verdadera historia todavía es mal conocida.

Ada Lovelace, a mediados del siglo XIX se adelantó tejiendo a las ideas que sustentan los sistemas que hoy utilizamos. Sadie Plant nos lo cuenta su historia en el libro Ceros+Unos, sobre las posibilidades de lo virtual. Turing, como Wilde, sufrió el oprobio y el ostracismo por parte de una sociedad que no obstante se sigue beneficiando –para bien y para mal– de sus avances en moderna tecnología. Resulta casi una parodoja interesante que una de las empresas internacionales en el campo del Macintosh y el Iphad, deba y homenajee aunque solo sea con un emblema sombrío la vida de un hombre que se enfrentó a la justicia y la cárcel: Turing, que como Wilde, fue condenado por no  ocultar que su amante fue un hombre y repudiado por su ateísmo. Es curioso que todo el mundo conozca al millonario  Bill Gates –incluso al polémico Steve Jacobs– y poco se sepa, todavía,  de Turing, en su centenario.

¿Te interesa el contenido?