Geraldine Chaplin considera "un regalo" su primer papel como lesbiana

Su actuación fue elogiada en el Festival de Cine de Roma, donde la hija de Charles Chaplin explicó su experiencia.

geraldine chaplin

La actriz estadounidense Geraldine Chaplin considera "un regalo" el papel que intepreta en su última película, Dólares de arena, donde da vida a una mujer de edad avanzada que se enamora perdidamente de una prostituta dominicana.

"Yo no sé conducir pero he hecho películas donde conducía un auto. Hasta ahora no me he acostado nunca con una chica, pero soy actriz. Me he muerto muchas veces pero estoy aquí viva", resumió con humor Chaplin al comentar su experiencia como lesbiana en este filme.

La actriz aceptó el papel apenas se lo ofrecieron sus directores, el mexicano Israel Cárdenas y la dominicana Laura Amelia Guzmán, pues admiró la ópera prima de ambos, Jean Gentil.

"Dólares de arena" es un drama que narra la historia de amor entre Anne (Geraldine Chaplin), y una prostituta local, Noeli (Yanet Mojica), que aspira a vivir en Europa.

La relación sentimental entre ambas, separadas por un gran trecho de edad, está marcada por la contradicción ya que mientras la anciana está perdidamente enamorada de la dominicana, esta solo ve a Anne como un mero instrumento para lograr su objetivo.

El aspecto homosexual de la cinta responde para la actriz a una necesidad de "pragmatismo" ya que la muchacha, como muchas otras en la República Dominicana, está abocada a hacer de todo para sobrevivir, "para llegar a mañana".

El filme, que cosechó un sonoro aplauso por parte de la crítica romana, está inspirado en la novela homónima del escritor argelino Jean-Noël Pancrazi (Les Dollars des sables) quien relata su experiencia con un hombre dominicano.

El novelista se mostró satisfecho de la adaptación durante una rueda de prensa celebrada tras la proyección y resaltó "su elegancia", que le hizo recordar su propio idilio en la isla caribeña.

Sin embargo los directores explicaron que decidieron cambiar la versión masculina de la obra de Pancrazi por dos papeles femeninos como protagonistas por una cuestión de "naturalidad".

Con esta relación lésbica los cineastas quisieron resaltar la preocupación de una por la otra, una suerte de "sensibilidad y delicadeza femenina" que de otro modo no habría podido lograrse.

¿Te interesa el contenido?