'Mañana hablarán de nosotros', literatura gay desde Cuba

La fascinante mezcolanza de culturas, razas e ideologías sustenta una mirada provocadora e inconformista a la realidad LGTB que convierte este libro en un acontecimiento literario en el panorama de las letras hispanas contemporáneas.

mañana hablaran nosotrosHoy sale a la venta la nueva obra la Editorial Dos Bigotes, Mañana hablarán de nosotros, con historias reunidas que habitan en los confines de ese territorio de anhelos y contradicciones que es la Cuba actual. Las múltiples caras de la Isla son el escenario utilizado por un nutrido grupo de escritores, entre los que se encuentran nombres galardonados como los de Abilio Estévez, Carlos Pintado, Ahmel Echevarría, Anna Lidia Vega, Raúl Flores Iriarte o Luis Yuseff, para desarrollar diecinueve cuentos regidos por las ingobernables leyes del amor y del deseo.

Con una prosa exuberante que aúna el gusto por el exceso y el cuidado por los pequeños detalles, los autores expresan una decidida voluntad de dejar atrás las «maniobras del secreto» y mirar sin ambages las diferentes expresiones que la sexualidad, y la sensualidad, encuentra en su país. La fascinante mezcolanza de culturas, razas e ideologías sustenta una mirada provocadora e inconformista a la realidad LGTB que convierte este libro en un acontecimiento literario en el panorama de las letras hispanas contemporáneas.

Cuerpos que narran sus deseos

Las angustias, las anécdotas, los hallazgos de estos cuentos van desde el momento de la iniciación sexual, que Abilio Estévez recrea con su prosa exacta y sutil en La laguna, hasta momentos de abandono y violencia, como el que rescata Rubén Rodríguez en El tigre, según se mire. Hombres y mujeres que piensan a Cuba desde la sexualidad que no pacta con códigos castrantes, desde la isla o fuera de ella, son los protagonistas de este volumen.

No es el primero de su tipo, ya existen al menos dos antologías editadas en Cuba que sirven de
puntuales referencias: Instrucciones para cruzar el espejo, preparada por Alberto Garrandés, y Nosotras dos, compilada por Dulce María Sotolongo con relatos de tema lésbico, 2010 y 2011,
respectivamente. Otras vendrán, junto a esta, pues se habla de un fenómeno aún en movimiento,
donde sorprende ver a poetas que saltan a la narrativa para armar sus fábulas (José Félix León o Carlos Pintado), o el modo en que la pérdida salta ante nuestros ojos según la cuentan Anna Lidia Vega o el humor descarnado de Pedro de Jesús y Jorge Ángel Pérez, hasta la confesionalidad en forma de autorretrato de Michel García Cruz, imaginada como eco vago de Muerte en Venecia.

Hombres y mujeres que piensan a Cuba desde la sexualidad que no pacta con códigos castrantes

La mirada pasa desde el homosexual o la lesbiana al enfermo que protagonizan desde una primera persona, a la perspectiva de quienes contemplan a otros personajes y tratan de indagar aún más en lo que sus gestos anuncian. Son autores que no tienen que pactar ya con las escaramuzas del secreto, que dejan a un lado las formas en las que, hasta no hace tanto, se debía inducir al lector para que comprendiera de qué se hablaba.

El desparpajo, la transparencia, la confesión, son ahora las claves esenciales. Esa es la operación de cambio, la ganancia que los antecedentes aquí nombrados han ido aportando y que ahora se revela en menos circunloquios, en otros órdenes de libertad física y verbal. Dejo al lector escoger sus páginas preferidas. Y hago una sola y última advertencia: sugiero leer estas páginas no desde el margen, también engañoso y estrecho, que puede ser una muestra de cuentos de tema homoerótico.

Propongo que sea leída como otra ventana hacia Cuba, hacia la Cuba de ahora mismo, que puede liberar sus políticas del deseo en la dirección que se antoje a sus protagonistas, para revelarla como un mapa múltiple y contradictorio. Los autores aquí reunidos lo devoran todo, fltran todo a partir de sus biografías (cine, música, lecturas, paisajes, memorias) para decirnos que el deseo puede ser otra cosa. Puede ser este y otro libro. El cuerpo que mañana nos espera. El libro y el cuerpo que empezaremos a leer o a escribir mañana.

Diez relatos de Mañana hablarán de nosotros según sus autores

Ahmel Echevarría sobre Esquirlas
«Un pequeño grupo de hombres y mujeres se reúnen en la capital de una isla anclada en el tiempo y en El Caribe, de cara a un nuevo siglo: el XXI. Su patria no es Cuba, sino el cuerpo y el lenguaje. No se sienten parte de ningún sitio, solo pueden habitar esa suerte de “inxilio” en donde la amistad, el placer, el delirio, también Eros y Tanatos son los vectores o líneas de fuerza —la política y lo político implementados en ese breve y tórrido archipiélago será parte de la atmósfera que respiran este grupo de mujeres y hombres».

Michel García Cruz sobre Por qué las hojas muertas
«La verdad es que hablar de dónde surgen los cuentos o cómo se desarrollan sus ideas es bastante difícil, dado que es un proceso bastante abstracto que suele partir de una imagen, una idea, una palabra que dice alguien o algo que leo y que hace que se encienda alguna luz…, en el caso de 'Por qué las hojas muertas' creo que tiene ver con la lectura que he hecho durante muchos años de la novela de Tomas Mann 'La muerte en Venecia', y sobre todo la mezcla de extrañeza y fascinación por un mundo donde la cultura parece no inmiscuirse en la vida diaria de las personas, o cómo puede llegar una vida dedicada a los libros y a escribir y leer a mezclarse
con otras cosas (y personas) que muchas veces no tienen nada que ver, etcétera, creo que es también una indagación de la naturaleza de la vida, un análisis de si tiene real valor a lo que nos dedicamos con más fuerza, aunque muchas veces no se nos entienda…».

Gleyvis Coro sobre El frío quema parecido al fuego
«'El frío quema parecido al fuego' es una historia de desubicación espacial, estructural, marital, sexual. Cuenta la falta de hogar o de guarida o de cueva para dos; aunque no asume esa falta desde la intemperie, sino desde la evidencia de su producto maldito más recurrente: lo carcelario, lo quelante, lo quemante, los ámbitos de miseria. Pero sin tragedia, o casi. Pues casi juega ¿qué remedio? con la similitud de los opuestos y narra cómo una indefensa criatura, cubana/cubano, resuelve y no (con más frecuencia no) sus dilemas sentimentales».

José Félix León sobre El dolor
«¿Las islas griegas o la Barcelona moderna? En este cuento el narrador personaje mezcla la realidad –su realidad– con una paralela que construye al amparo de las redes sociales. La historia de amor se diluye en la poesía de fragmentos que ya no sabremos a qué realidad corresponden. La eterna pregunta también quedará sin respuesta esta vez: ¿se puede amar de modo impersonal? ¿Es necesario «conocerse» para experimentar el amor? Mosaicos de colores estilo Gaudí complementan una fábula elemental y mil veces contada, la de la sensualidad que acompaña al golpe del deseo. El resto será la noche, el fracaso de vidas jóvenes entregadas a
una Barcelona bizarra, divertida, muy amarga».

Julián Martínez Gómez sobre Hay un susto en las cosas
«Dos muchachos que acaban de cometer un asesinato huyen de La Habana. Al fnal del viaje, lejos de los rótulos y consignas que contaminan el paisaje, les espera otra "patria o muerte", habitada por el amor, la culpa y el deseo».

Consuelo Casanova sobre La primera novia y el último novio
«Narración que cuenta una historia de amor trágica en el contexto de las carencias cubanas actuales. Trata de reflexionar sobre el tema de la bisexualidad humana. Un tema viejo y renovado».

Yusimí Rodríguez sobre Devastation
«Una joven cubana y una estudiante norteamericana se conocen en La Habana y viajan juntas a la ciudad de Trinidad. No buscan otra cosa que divertirse y desconectarse por unos días de la rutina y las responsabilidades de su vida diaria. Lo que encuentran en Trinidad es un huracán devastador».

Ernesto Pérez Chang sobre Pájaros estallados contra el parabrisas
«Un triángulo amoroso devenido en juego macabro. Dos amantes rivales sometidos por una pasión. Una atmósfera opresiva donde la muerte es la única vía de escape».

Raúl Flores Iriarte sobre Luz de mi vida, fuego de mis entrañas
«Un homenaje desde la postmodernidad (con pinceladas de realismo sucio) a Lolita de Vladimir Nabokov, con las apariciones estelares de Britney Spears y Jeremy Irons, entre otros».

Rubén Rodríguez sobre El tigre, según se mire
«Cuento de confusiones, confesiones y malas intenciones; donde el fn justifca los medios y los miedos. Juego de tres en que las trampas del deseo convierten a la víctima en verdugo... ¿Un amor imposible nos hace peores?».

¿Te interesa el contenido?