Cómo decirte adiós con un te quiero

  • Temas como la homosexualidad, la maternidad, o la masturbación como clave de la sexualidad femenina.

  • Se aleja de la novela romántica erótica con portadas «de hombres viriles de pecho descubierto y mujeres desfallecidas».

Silvia carpallo decirte adiosLa nueva novela de Silvia C. Carpallo, 'Decirte adiós con un te quiero' da voz a tres «casi» treinteañeras, a través de las cuales el lector se sumerge en las diferentes formas de amar. La amistad, el amor, y sobre todo, el sexo, desde un punto de vista femenino, sin complejos, ni tabús, relatado de una forma elegante y natural.

Un estilo fresco, sencillo y natural. Una historia narrada en primera persona, pero alternando tres protagonistas. Una historia sobre sexo, amor y amistad, sin tramas oscuras, pero con mucho enganche e intriga hasta el final. 

Decirte adiós con un te quiero narra la historia de tres amigas, que tras haber sido íntimas en la facultad de Turismo, han hecho cada una su vida. Sin embargo, un acontecimiento inesperado vuelve a unirlas de nuevo en el que fue su piso de estudiantes en Madrid. Allí tendrán que enfrentarse al hecho de convertirse en adultas, desde la perspectiva sentimental, familiar y laboral, para aprender a «decir adiós con un te quiero», también a una de las etapas más dulces e intensas de su vida.

Así descubrimos la historia de Lucía que ha perdido un amor, y debe aprender a ser independiente, también en el terreno sexual, la de Aitana, que tiene una idea del amor romántico muy idealista y aprenderá que hay que disfrutar de lo que te regala la vida, en vez de aferrarse a los cuentos de hadas y la de Delia, que debe renunciar a un amor imposible, pero también, asumir, que los cambios a veces son tan buenos como necesarios.

Lucía que ha perdido un amor, y debe aprender a ser independiente, también en el terreno sexual

Por otra parte, en cada capítulo, aparecerán diversas flores misteriosas, que desvelará el contenido de sus pensamientos, y que formarán parte de uno de los misterios de la trama. Todo ello amenizado con anécdotas curiosas de su entorno laboral, que pasan por una agencia de viajes, la creación solitaria de la ilustración, hasta incluso por el día a día en una tienda erótica. Viajaremos a través de los dibujos de Lucía, a través de la colección de patitos, mariposas y gusanitos vibradores de Delia, así como por fantásticos escenarios de nuestra propia geografía peninsular, como San Sebastián, Lisboa o Cadaqués, gracias al trabajo de Aitana.

Sin embargo, Madrid será no sólo el escenario principal de la acción, sino casi uno más de los amores de las tres protagonistas.

Descubre un erotismo diferente

Decirte adiós con un te quiero es la primera novela de Silvia C. Carpallo (Madrid, 1986), periodista y sexóloga. Es por ello que esta novela contiene altas dosis de erotismo, pero que va más allá de los cánones del género, puesto que nos habla de «abrirse a las diferentes formas de amar, y de entender el amor físico, hacia el otro sexo, el propio y sobre todo, hacía una misma, que espero que impulse a la lectora a atreverse a vivir, a darse segundas oportunidades».

Aborda por tanto temas como la homosexualidad, la maternidad, o la masturbación como clave de la sexualidad femenina. Esta primera novela nos plantea una historia totalmente actual, real y urbana, que se aleja de la novela romántica erótica con portadas «de hombres viriles de pecho descubierto y mujeres desfallecidas». En opinión de Silvia C. Carpallo, sus protagonistas son «independientes, trabajadoras y cosmopolitas», que entienden el sexo desde una perspectiva propia, que se aleja del papel «pasivo de la mujer y que demuestra que el placer es mayor cuando una misma toma las riendas sobre esta faceta de su vida».

Los protagonistas

Ellas
Aitana: Dulce e ingenua, pero perfeccionista y tradicional. Nunca ha estado enamorada de verdad, por lo que su sueño es buscar ese amor al que agarrarse fuerte para siempre. Es la más infantil de las tres, y también la más natural y tierna.

Lucía: Siempre fue la más atrevida, la alocada del grupo, fiestera y sobre todo, enamoradiza. Su vida siempre ha estado vinculada a algún hombre, por ello, al perder a Julio, su marido, se siente totalmente perdida y tendrá que buscarse a sí misma en muchos sentidos.

Delia: El nexo entre las chicas. Es la parte racional y madura, siempre mostrándose maternal y sobreprotector con sus amigas. Sin embargo, es muy introvertida, no comparte su intimidad con las chicas y tiene miedo a los cambios. Tiene pareja estable hace años.

Ellos
Joel (Sexo): Siempre escondiéndose bajo diferentes escudos, el de niño bromista, o el de hombre de negocios, a Aitana le cuesta desentrañar cómo es él en realidad, y se enamora más de su historia que de él mismo. Sueña con ser escritor, pero se ve atado por la presión de su familia, y por ello, de momento, no es amante de los compromisos, sino de vivir el presente.

Daniel (Amistad): El nuevo compañero de trabajo de Aitana y pronto su mejor amigo. Desde el principio se muestra amable y se convierte en su punto de apoyo en el trabajo y también en lo personal, tanto que Aitana tiene dudas respecto a sus sentimientos, incluso si es posible que él sea su misterioso admirador secreto.

Ángel (Amor): Es el novio de Delia desde hace tres años. Perdió a su familia y por ello Delia es todo para él. Le gusta el mundo de la cultura, y de hecho trabaja en una biblioteca, pero rehúye la vida social, siendo de gustos sencillos y prefiriendo una vida tranquila al lado de Delia.

Fragmentos 

«Sus besos queman, no tendría otra forma de decirlo, porque sus labios no me besan, me muerden, y su lengua no me acaricia, me penetra. Es como si el incansable roce de nuestros cuerpos crease tal fricción, que todo lo que hay entre nosotros ardiera».
«Cómo es posible no haberse enamorado en toda una vida, y enamorarse en tan solo una noche».

«Todo el mundo me ha dicho una y otra vez que tenía que superar el miedo y agarrarme a un amor, lo que nadie me dijo nunca es que la verdadera sensación de pánico, llega en el momento en el que tienes que soltarlo».

«Me derrito, sin avisos previos, el orgasmo me traspasa y comienzo a gritar como si lo hiciera para alguien».

«Sé que este amor sí que va a ser para toda mi vida».

¿Te interesa el contenido?