La huella de la violencia en parejas del mismo sexo

La violencia intragénero es sistemáticamente invisibilizada. Se piensa que como los integrantes de las relaciones de pareja son dos hombres o dos mujeres, no puede darse una relación violenta similar a la que se construye entre un hombre y una mujer.

La huella de la violencia en parejas del mismo sexoSe cree que no es un asunto de género. Sin embargo, la poca evidencia de la que disponemos (ya que no existen aún estudios en España que nos puedan indicar la prevalencia, la frecuencia y la intensidad de esta violencia) nos muestra todo lo contrario: que la violencia en parejas del mismo sexo existe y que, aun más, ésta es muy similar a la violencia que se produce en las relaciones heterosexuales. Independientemente de los roles de género, hay un rol de dominación y otro de sumisión, una asimetría que se cobra vidas y que se podría evitar interponiendo y desplegando los medios legales, educativos y sociales necesarios para ello.

En La huella de la violencia en parejas del mismo sexo, su autor, Carlos G. García, aborda este tema sistemáticamente invisibilizado a través de un trabajo de investigación realizado desde una perspectiva de género y feminista, que analiza la violencia que se produce entre dos hombres o entre dos mujeres.

En este libro, también se aborda la violencia de género que, además de violencia contra la mujer, es violencia contra todo lo considerado femenino en esta sociedad. Por tanto, no sólo se ha de hablar de machismo, sino también de homofobia, de lesbofobia, de bifobia, de transfobia, de interfobia. Todos ellos son fenómenos íntimamente relacionados bajo el mismo paraguas. El heteropatriarcado vigila atentamente y señala, promueve y justifica tanto las agresiones estructurales como aquellas que se producen en el seno de las relaciones inter e intrapersonales.

¿Te interesa el contenido?