Frida Kahlo, una mujer que se adelantó a su tiempo y hoy continúa enseñándonos

Fuerte y andrógina, fue a la vez exquisita, delicada y coqueta. A través de sus vestidos y joyas comunicaba una feminidad que le permitía activar su carga sexual.

efecto Frida

Efecto Frida desarrolla cómo Frida Kahlo se ha convertido en un referente del empoderamiento femenino, por qué resulta tan inspiradora para artistas (desde Madonna a Jean Paul Gaultier), y de qué manera demostró que feminidad y feminismo no solo son compatibles, sino que esa alianza es absolutamente necesaria para alcanzar la igualdad.

Susana M. Vidal se ha dedicado a investigar la influencia de Frida Kahlo en la cultura popular, arte, moda y movimiento feminista. Fruto de ese trabajo, vio la luz Frida Kahlo: Fashion as the Art of Being, de 2016. A raíz de su publicación, la autora ha sido reclamada por importantes instituciones para dar conferencias en las que la singular artista mexicana es presentada como un ejemplo vital.

Este libro habla del dolor, de lo terapéutico de la moda, de la belleza de los defectos o de cómo ser tu propia musa, todo inspirado en 8 lecciones de vida de la artista mexicana.

Feminista

¿Por qué Frida Kahlo es considerada por la historia una feminista de raza? Como mujer libre e independiente, defendió su espacio artístico frente a su avasallador, genial, popular y exitoso marido. Mantuvo con él una relación moderna de igual a igual. Se tenían una admiración mutua y fomentaban y respetaban la individualidad de cada uno. Vivió su sexualidad sin culpa y su relación matrimonial en libertad, a pesar de que ese camino no estuvo exento de dolor. Desafió las formas de belleza femenina. Transgresora en la mayoría de las normas y costumbres de su tiempo, se resistió a presentarse como sumisa y dulce.

En aquel México machista, una mujer que alardeara de rasgos masculinos exagerando sus cejas y su bigote, que decía palabrotas y no usaba vestidos ajustados, sino faldas largas y blusas sueltas, y que incluso fuera capaz de vestirse de hombre y fumara y bebiera como ellos, fue considerado un gesto total de provocación.

Fue una de las primeras pintoras que expresó en su obra elementos propios de la experiencia femenina, como son el dolor, abortos, maternidad, lactancia materna, infertilidad, órganos sexuales, angustia y enfermedad…,sin filtros, desde la mirada de una mujer.

André Breton, líder del surrealismo, escribió de su trabajo: «No existe obra de arte que sea más marcadamente femenina».

Políticamente activa, cuando ninguna mujer lo era, fue parte del cambio social de México en un país ahogado en la pobreza y la injusticia social, que caminaba desesperado hacia la revolución.

Frida es un símbolo para el feminismo por su compromiso con el arte, el ejercicio de la pintura y por su capacidad para dibujar temas tabúes de la mujer hasta ese momento como el dolor, la maternidad, el aborto o el desenfreno amoroso; por liberar a la condición femenina de sus complejos de culpa y mostrar el espacio más íntimo de la feminidad en la esfera social y cultural; por su estética andrógina; por ayudar a ver con normalidad a una mujer que no se ajusta a los cánones de belleza tradicionales; e, indudablemente, por su activismo político y revolucionario y por la libertad con la que vivió su sexualidad.

Los defectos pueden ser bellos

Frida personificó el concepto de «guapa fea»., la jolie laide, y se convirtió en una inspiración de belleza a través de su aceptación honesta y fiel de su apariencia física; destacó sus defectos para reivindicar la belleza de lo imperfecto. Convirtió su cuerpo dañado y su vello facial en su imagen de marca.

Rescató y fortaleció de su identidad todo aquello que la convertía en un ser diferente, extraño, anormal, inaudito. Para Frida Kahlo ser hermosa era ser auténtica.

Frida aceptó su vello corporal y facial, coronando sus bellos labios con un obstinado bigote que optó por no depilar, colándose como la única fémina en la honorable lista de los bigotes más célebres del mundo del arte, junto a Van Gogh, Mark Rothko, Toulouse Lautrec, Rembrandt y Salvador Dalí.

Cuentan que, ya casada con Diego Rivera, quiso depilarse y fue el hombre de los ojos de sapo quien le quitó la idea de la cabeza y que ella aceptó por complacerlo. ¿O fue Diego quien quiso complacerla aparentando que era su deseo para no añadir otra tortura más a la dolorosa vida de la pintora?

Así que la visionaria Frida fue también la precursora que supo desafiar los cánones de la belleza demostrando que con bigote y uniceja, con sus flores y sus trenzas, era capaz de aunar feminidad y feminismo, resultar bella y enamorar. ¿Cuántos de nosotros hemos utilizado nuestras enfermedades, inseguridades o supuestas imperfecciones y las hemos incorporado a nuestra imagen como fortalezas? Su consejo de valor universal fue que amemos nuestro cuerpo todo lo que seamos capaces. En 2012, Madonna reveló la razón de su fascinación por Frida: «No fue una belleza convencional, pero tenía un rostro fuerte. Lo que hace a una mujer más bella es lo orgullosa que está de lo que es y de cómo se ve».

Código Kahlo

Descubre algunos de los mensajes que Frida mandó a lo largo de su vida:

1 Ser tú misma es el mayor reto posible. No te dejes influir por lo que digan los demás.

2 Entrégate a lo que amas y el éxito será una consecuencia, no una finalidad.

3 Desea con vehemencia, con todo tu ser, y tu pasión se convertirá en la energía necesaria para hacer realidad tus anhelos.

4 Explora la belleza discreta, la que va más allá de las apariencias, la que te acerca al valor intelectual e inmaterial de las cosas.

5 Cultiva tu personaje. E intenta parecerte a lo que realmente quieres ser.

6 Tolera que el amor es inexplicable. Irracional. Y decide en consecuencia hasta dónde quieres entregarte.

7 Expresa el dolor. Verbalizando la pena se desactiva el sufrimiento.

8 Todo es mental. La inteligencia es más fascinante que la belleza.

9 Eres bella si te sientes bella. Las mujeres seguras son más seductoras y atractivas.

10 Cultiva algo protagónico en tu imagen para marcar tu estilo. Te ayudará a reforzar tu carácter. Todo está conectado.

¿Te interesa el contenido?