'Contra las cuerdas', una novela que sabe a cine

Vuelven las subinspectoras Vázquez y Santana para invitarnos a entrar en una espiral de acción continua y sentimientos encontrados en Contra las Cuerdas.

contra-las-cuerdas23/10/2012 - Paz Quintero Un asesino en serie que comete brutales violaciones pondrá en jaque a las dos agentes de policía. Ambas se implicarán al máximo en la solución de un caso que realmente estará a punto de asfixiarlas hasta en el terreno más personal e íntimo.

Ya en las primeras páginas de la novela, una se da cuenta de que está leyendo un arranque sensacional. Porque Contra las cuerdas prometía y mucho. O esa era la sensación que dejaban las páginas finales de Curvas peligrosas (Odisea Editorial), libro que iniciaba esta serie de novelas negras con personajes fijos.

Se palpa un cambio notable en la narrativa y en la estructura. El primer punto de giro atrapa al lector como una mosca en la miel, golpeándolo, para dejarle igual de aturdido que las muchas de las voces que se encuentran en sus páginas, las cuales son víctimas y verdugos.

Mientras devoramos con ansiedad los siguientes capítulos, nos deleitamos con la multidimensionalidad de todos los personajes, perfilados con más fuerza que en Curvas peligrosas, consiguiendo mayor empatía en los admiradores de la saga (sobre todo con la relación lésbica de Rebeca y Malena).

Contra las cuerdas rebosa suspense, sensualidad y buen gusto. Sin duda, una buena elección para una tarde otoñal en compañía de un té calentito.

¿Te interesa el contenido?