Denuncian ataques homófobos de la Iglesia Católica con la complicidad de RTVE

"Iglesia católica y RTVE se dan la mano, de nuevo, en un ejercicio que apoya los delitos de odio y daña la autoestima y vida de muchas personas", denuncian desde DiversAH.

obispo homofobo reig plaEl obispo de Alcalá de Henares, Reig PlaDifundir discursos homófobos como si fueran neutrales, invocando a la libertad de expresión, es ser cómplice de la vulneración de los derechos humanos, así, el programa de La 2 de Televisión Española 'El día del Señor' ha vuelto a dar protagonismo al Obispo de Alcalá de Henares Juan Antonio Reig Plà, mediante la retransmisión de su misa en Rivas-Vaciamadrid. Iglesia católica y RTVE se dan la mano, de nuevo, en un ejercicio que apoya los delitos de odio y daña la autoestima y vida de muchas personas, denuncia la Asociación de lesbianas, gais, bisexuales y transexuales de Alcalá de Henares en su página web.

El pasado 2 de agosto de 2014 en el programa de La 2 de TVE 'El Día del Señor' el espectador ha vuelto a encontrarse con otra misa del obispo de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig Plà, que está siendo actualmente difundida en la web de RTVE, y cuyo fragmento de su discurso adjuntamos a continuación:

[…] Yo preguntaba al principio: “¿Quién eres tú? Tú eres hijo de Dios. Has sido creado a imagen y semejanza de Dios y has sido creado como varón y como mujer. Algo que está oscurecido ahora mismo en España. ¡Tantas leyes que han olvidado esto! Que somos en su divinidad cada uno varón, mujer… Que el matrimonio es el camino por el cual se vive la vocación mayoritaria al amor. Y esto está olvidado y las leyes a veces lo ocultan. Tantas leyes en España han sido aprobadas últimamente, que van desmereciendo justo la divinidad de la persona, justo la grandeza del amor, y olvidar la diferencia sexual varón-mujer que es la llamada al amor, donde se puede experimentar esa sed ya compartida en este mundo en un matrimonio que camina hacia la santidad.

¿Qué está pasando ahora mismo con todas las dificultades para aceptar la sacralidad de la vida humana? ¿Pero qué pasa? Porque se ha olvidado Dios, porque ya lo dijeron los verdaderos profetas: la muerte de Dios es la muerte del hombre.

Por tanto vendrán situaciones en que no se reconocerá la sacralidad de la vida en su origen, en que no se respetará su final y por tanto habrá leyes que más o menos veladas vayan anunciando en el nombre de “muerte digna” lo que no es más que procurar la muerte de los ancianos y de los que están viviendo situaciones difíciles. Y lo mismo se aprobarán leyes que no aprueban o que no respetan la grandeza de lo que es el hombre y su diferencia sexual con lo que se llama mal llamada “la transexualidad”… ¡Tantas cosas que están pasando en España!”.

Reig Plà tuvo notoriedad a partir de que en abril de 2012 RTVE retransmitiera una homilía homófoba en la que llegó a enunciar:” Quisiera decir una palabra a aquellas personas llevados por tantas ideologías que acaban por no orientar bien lo que es la sexualidad humana. Piensan ya desde niños que tienen atracción hacia las personas de su mismo sexo y, a veces, para comprobarlo se corrompen y se prostituyen o van a clubs de hombres nocturnos. Os aseguro que encuentran el infierno”. Previamente, en 2011, la diócesis de Alcalá de Henares había publicado una guía online para curar la homosexualidad, con recomendaciones tales como que aquellas madres y padres que sospechen de “tendencias homosexuales” en su niña o niño debieran acudir a “expertos” en terapias correctoras.

Las asociaciones LGTB (lesbianas, gais, transexuales y bisexuales) pidieron al Obispo que reconociese el peligro de sus declaraciones y de ofrecer terapias contra la homosexualidad. Rouco Varela, el antaño cardenal arzobispo de Madrid, así como el resto de obispos, han estado apoyando públicamente a Reig Plà, el cual ha seguido con su cruzada contra la diversidad afectivosexual. En distintos actos de los que se han hecho eco los medios de comunicación, Reig Plà ha comparado la Ley de Salud Sexual y Reproductiva con el holocausto, señalado que “la revolución sexual está produciendo muertos”, o presentado la publicación de “Amar en la diferencia” (“2013), del simposio “La cuestión referida a la atracción sexual hacia el mismo sexo”, donde se culpa a eso que se llama “lobby gay” e “ideología de género” de los males de la sociedad.

No todo discurso es válido para su difusión neutra, y más en una televisión pública.

Las asociaciones LGTB también pidieron a RTVE que eliminase de su web la retransmisión de la homilía de Reig Plà, a lo que el director de RTVE.es, Ricardo Villa, se negó publicando el siguiente Twitter: “¿De verdad queréis que censuremos su opinión? Es decir, que condene personalmente sus opiniones no significa que debamos eliminarlas ¿no? Y menos todavía que RTVE las comparta”.

Desde la asociación DiversAH recuerdan que:

-Aquellas personas homosexuales libres de la homofobia tienen más facilidad para llevar relaciones afectivas y sexuales óptimas para su proyecto de vida y bienestar. La homosexualidad no mata. La homofobia sí lo hace- y cuando no mata, cercena el bienestar de quienes la sufren: según varios estudios, una persona que ha sufrido la homofobia tiene mucha más vulnerabilidad a la depresión, a intentos de suicidio, a la drogodependencia y a la adquisición y transmisión del VIH-.

-La transfobia niega la identidad de aquellas mujeres y hombres transexuales, sometiéndoles a presiones que dificultan una vida social, afectiva, sexual y laboral óptima. Detrás de cada persona transexual que ha intentado suicidarse, o que trabaja en el negocio del sexo, no está la transexualidad, sino la transfobia de aquellos que prefieren marginar y vejar antes que vivir en igualdad.

-Las declaraciones contra la homosexualidad y la transexualidad suponen un peligro para la vida de muchos homosexuales, bisexuales y transexuales. El delito de odio más frecuente en España es el de la homofobia, según datos de la Secretaria de Estado de Seguridad del Ministerio del Interior (2013). Los menores LGTB sufren un verdadero infierno en sus colegios e institutos, llegando el 80% de ellos a ocultar su orientación sexual por miedo (“Homofobia en las aulas”, COGAM; 2013). A día de hoy hay muchas personas homosexuales y bisexuales que no se atreven o no pueden a vivir acorde a su orientación sexual, lo que consigue que no puedan tener relaciones acorde con sus necesidades. Cualquier manifestación o discurso que difunda la homofobia está contribuyendo al odio, a la agresión e incluso al asesinato.

- No todo discurso es válido para su difusión neutra, y más en una televisión pública. Una televisión pública jamás debe difundir mensajes de odio, especialmente hacia un colectivo estigmatizado, y mucho menos cuando no se informa del peligro de ese mensaje, haciéndolo pasar por natural, invisibilizando sus efectos. Eliminar mensajes de odio no es censura, es respeto hacia los derechos humanos. Quien visibiliza la homofobia, haciéndolo pasar por un “discurso más”, igualmente válido al de otros, es cómplice de la agresión.

Por esto consideran que es imprescindible:

-La colaboración de todas aquellas personas, independientemente de su religión, orientación sexual e ideología, que quieran vivir en una sociedad donde se respeten los derechos humanos para no permitir la difusión de discursos que atenten contra la vida de personas bisexuales, transexuales y homosexuales. Católicos o no católicos, no podemos permitir que se destilen mensajes de odio hacia una población vulnerable a la agresión. Recordemos todos al obispado de Alcalá de Henares, y por extensión a los demás, que la homosexualidad no es una enfermedad, que una sociedad es más igualitaria en tanto en cuanto permita la diversidad afectivosexual, que los problemas que verdaderamente hay que denunciar son la desigualdad social, el machismo y la corrupción, alentados muchas veces por los amigos de obispos y sacerdotes.

-La rectificación de RTVE, eliminando de su web el discurso de Reig Plà. RTVE, pese a ser consciente del perfil de Reig Plà, ha vuelto a hacer difusión de una misa suya. ¿Cuántas veces más lo volverá a hacer? RTVE no puede confundir la libertad de expresión con la propagación del odio. Hagamos saber a RTVE que no consentimos su complicidad en la discriminación. Difundir discursos homófobos como si fueran neutrales, invocando a la libertad de expresión, es ser cómplice de la vulneración de los derechos humanos. Porque toda persona tiene derecho a no ser perseguida y vejad por motivos de nacionalidad, etnia, raza u orientación sexual.

La Iglesia Católica, junto con la ayuda de RTVE, alienta la agresión hacia bisexuales, homosexuales y transexuales. ¿Cuántas personas más tienen que ser vejadas, insultadas, agredidas, intimidades o negadas hasta que la complicidad hacia la agresión pare?, ¿cuántas más? Depende de todos nosotros crear una sociedad igualitaria. No seamos cómplices del odio, como lo es RTVE, y señalemos la homofobia y transfobia de quienes detentan la voz y el poder.

¿Te interesa el contenido?