Brane Mozetic: "El sexo y el amor siempre son dolorosos"

Brane Mozetic presenta Pasión, una obra maestra de la literatura homoerótica y una fusión de placer y dolor en un estallido de sensualidad. 

brane mozetic entrevistaBrane Mozetic, poeta, escritor y traductor nacido en Eslovenia y uno de los autores más prometedores de toda Europa. Gran representante de la literatura homoerótica y amante del lenguaje de los sentidos. Una obra literaria vinculada a la sexualidad, el erotismo, las drogas y el amor desde una óptica personal.

Pasión, publicado en Eslovenia en 1993, es la nueva apuesta del autor en España. Cáscara amarga ha tenido la oportunidad de charlar con su autor en la presentación de esta obra que hechizará a quienes estén sedientos de adrenalina.

Señor Mozetic, es usted uno de los máximos referentes de la poesía homoerótica. ¿Cree que su literatura lo convierte en una especie de icono para la comunidad LGTB? ¿Pretende convertirse en ese icono?

No, no pretendo ser un icono. Durante los 90 fui un líder público de la comunidad LGTB, pero como activista y no como poeta. Pero en cuanto a mi poesía y mi prosa, no creo que muchos miembros de la comunidad LGTB lean mi obra. Además, muchas veces en lo que escribo, incluyo cosas que no son aceptadas por los activistas, incluyo muchas cosas negativas también.

Es cierto que en algunas ocasiones esta poesía homoerótica ha sido etiquetada con el nombre de “poesía gay”. ¿Piensa que esta etiqueta limita el mensaje que ha tratado de enviar a los lectores a través de sus palabras?

Yo escribo poesía homoerótica, y lo digo, así que soy yo el que está en cierto modo otorgando un nombre determinado. Es decir, soy yo quien de alguna manera etiqueta primero mis propias obras. La verdad es que yo escribo, traduzco y edito todo lo que hago para personas LGTB, no para heterosexuales.

A pesar de que en Eslovenia se encuentran legalizadas las uniones civiles igualitarias, las parejas homosexuales no pueden acceder a derechos como el matrimonio igualitario. Usted ha participado en proyectos a favor de la lucha LGTB centrados en la cultura. ¿Cree que sus acciones contribuyen a la consecución de la igualdad?

Creo que cuando ya no sientes dolor, ya no estás enamorado.

Es cierto que he trabajado más el campo cultural que el cambio político, porque yo no nací para la política. Yo odio la diplomacia, no se hablar con delicadeza. Pero creo que toda la producción cultural que he hecho y continúo haciendo apoya a los activistas políticos. Creo además  que existe una cultura LGTB que permanecerá allí cuando se resuelvan todas las cuestiones legales.

En algunas de sus obras ha tratado temas como el lenguaje corporal y sensorial. Ha rodeado sus poesías con aire de sensualidad insaciable. ¿Qué importancia tiene la sexualidad en sus obras literarias?

Bueno, mi cuerpo está conectado con mi sexualidad y mi sexualidad es distinta de la sexualidad de la mayoría. Ese es en cierto modo mi problema, así que siempre le he dado vueltas a esto. Siempre he querido explorar mi sexualidad para poder adivinar qué tiene de especial, qué la diferencia frente al resto.  

A pesar de que usted reconoce que se siente más cómodo escribiendo poesía, es además escritor de prosa. ¿Qué diferencia fundamental existe entre su poesía y su prosa? ¿Cómo elegir para cada idea entre una u otra?

Bueno creo que siempre escribo sobre lo mismo (risas). Solo cambia la forma. Después de escribir 3 o 4 libros de poesía me agoto, necesito cambiar a otro tipo de lenguaje. Pero la poesía es más compleja, más difícil de escribir, de expresar. La prosa me resulta mucho más fácil de escribir.

En el libro Pasión trata la homosexualidad masculina desde un perfil crudo y salvaje. El sexo y la dominación se sitúan como eje fundamental de la obra. A pesar de que el libro se escribiese en 1993, ¿cree que estos sentimientos pueden aplicarse al mundo contemporáneo?

Sí. Por ejemplo en las zonas de campo. Recuerdo una vez en que me invitaron a un festival de poesía en España. Ellos me invitaron a mí pero sin embargo no querían que leyese poesías muy explícitas. Algo que no entiendo porque yo me defino de manera clara como alguien explícito, no hay sorpresas entre lo que digo que soy y lo que verdaderamente soy.

portada

Pasión contiene 35 historias protagonizadas por personajes muy dispares y a veces interconectados entre sí. ¿Son estos personajes fruto de su imaginación? ¿Existen paralelismos con historias reales a las que usted ha podido acceder?

Yo no tengo nada de imaginación (risas). Todo lo que he escrito en mi vida está de alguna manera conectado con la realidad. Todo está basado en personas reales a las que yo añado algo más. Por ejemplo, donde hay un asesinato, no existe verdaderamente ese asesinato pero la persona a la que me refiero sí que es real.

En Pasión se observa una prosa inquietante, un mundo que se aleja de la utópica felicidad. Se trata el deseo como algo a veces inalcanzable. ¿Por qué un punto de vista desesperanzado de la homosexualidad?

(Risas) no lo sé. No es una herramienta dramática en absoluto, es algo que me sale totalmente natural. Igual no veo el final feliz y solo veo la parte negativa de mi propia vida y  de la vida de quienes me rodean.

¿Se declara como un pesimista?

No, no exactamente. No me identifico como un pesimista porque incluso en las historias que escribo, aunque se vea la parte negativa, no dejamos de hablar de una historia de amor.

En el libro que nos presenta, podemos leer capítulos en los que el sexo va unido al dolor. Una relación placentera y violenta al mismo tiempo. Una especie de sumisión escudada en un amor ciego. ¿Qué paralelismo existe entre el sexo y el dolor para unir ambos en una relación?

No puedo contestar a esto porque no lo sé. Siempre estoy buscando esa relación que hay entre sexo y dolor porque se que existe una relación. De alguna manera, el sexo y el amor siempre son dolorosos. Incluso si estás sin sexo, en una relación de amor en la que te tienes que separar de la persona amada, existe un dolor. Creo que cuando ya no sientes dolor, ya no estás enamorado. Quizá tengo una visión muy romántica del amor porque detrás de todas esas historias con sexo, violencia...etc hay mucho sentimiento. El dolor físico es una metáforo sobre otros tipos de dolor.

¿Te interesa el contenido?