MarkHor: "Lo triste es que en pleno siglo XXI sigamos luchando contra la LGTBfobia"

Jorge Cotallo y Marcos Rodríguez son MarkHor, un dúo musical que acaba de comenzar en la industria de la música con Manuela o Manuel como primer single. Su música representa, en un contexto internacional más necesario que nunca, la lucha por los derechos LGTB y la diversidad.

markhor¿De dónde vienen y quiénes son MarkHor?

MarkHor nace de la necesidad de hacer cosas. De la necesidad de aportar nuestro granito de arena en la ayuda a la visibilidad del colectivo LGTBI. MarkHor es Manuela o Manuel... sin duda fue la excusa perfecta para volver a unirnos. Habíamos trabajado juntos en diferentes proyectos, tantos años juntos se notan en la complicidad y a la hora de proponer ideas. Sabemos muy bien por dónde va cada uno y lo que podemos aportar. Nos complementamos a la perfección.

¿Qué os unió y por qué decidísteis llevar a cabo este dúo? ¿Se trata de un sueño?

Ambos tenemos un interés común: vivir de lo que nos apasiona y disfrutar con ello. Nos conocimos en un teatro y ahí seguimos, sobre las tablas. Ni en los mejores sueños podíamos soñar todo lo bueno que nos está pasando. MarkHor no es solo un dueto musical, no solo somos cantantes. MarkHor es un concepto, un espectáculo muy meditado y pensado, no apto para gente con prejuicios y estándares.

¿Cómo definiríais el tipo de música que hacéis?

Ufff... es difícil definir lo que hacemos con un nombre. Si escuchas Manuela o Manuel, escucharás unos arreglos mucho más electrónicos y bailables, pero los directos son con banda, también bailarás, pero es otro rollo. No nos gustan las etiquetas, pero de ser así, podríamos definirlo como "synth pop" o "pop electrónico".

¿Qué os decidió a decantaros por vuestro estilo? ¿Cuáles son vuestras musas?

A la hora de componer no hay estilos, es lo que viene en ese momento. Es cierto que las canciones se hacen, y luego vamos eligiendo las que por estilo, o por como suena, pueden encajarnos en el repertorio. Manuela, por ejemplo, se creó hace cinco años, en 2012, a raíz de ver un documental en televisión. Las musas vienen, se van... son ellas las que te eligen a ti para canalizar el mensaje. A veces llegan en el metro, otras cuando estás al piano, y, en muchas otras ocasiones, incluso durmiendo.

¿Con quién os gustaría hacer una canción?

Afortunadamente tenemos muy buenos amigos músicos y cantantes. Contar con alguno de ellos sería para nosotros todo un placer. Hace unos días barajábamos opciones para hacer un trío con una chica en el lanzamiento del segundo single. Hay nombres, además muy conocidos por todos, pero aún no podemos adelantar gran cosa, ¡que luego se gafa!

¿Qué sorpresas podemos esperar de MarkHor?

MarkHor está en pleno nacimiento. Hasta para nosotros todo son sorpresas. Pero respecto a lo que está en nuestra mano, prometemos dar mucho que hablar. Como decíamos al principio, no sólo somos un dueto musical, somos actores, comediantes, faranduleros... Y todo eso lo vamos a llevar al espectáculo. Tenemos ganas de divertirnos y hacer que la gente también lo haga. Nos hace mucha falta.

¿Qué se siente al cantar ante un personaje al que nunca imaginaríais que cantaríais, como a Carla Antonelli?

Lo que vivimos en los Premios Triángulo de Cogam fue lo más impresionante que nos ha pasado y nos pasará en la vida. Tenerla delante y poder dedicarle esta canción a la musa que inspiró la creación de Manuela o Manuel, fue de los momentos más emotivos y bonitos que hasta ahora hemos vivido, y dudamos que vuelva a repetirse. Gracias infinitas a Carla por recibirla de esta forma. No podemos pedir más.

¿Qué acogida ha tenido vuestro tema Manuela o Manuel?

Todo lo que nos llega son mensajes positivos. Tocamos un tema que aún es tabú y estamos luchando por dar visibilidad y hacer entender que cada uno puede ser o hacer lo que le venga en gana. Estamos disfrutando el momento. Manuela o Manuel esta contada desde el respeto y la realidad más cruda, creemos que eso es lo fundamental, por eso gusta.

Vais a poner música al World Pride de este año en Madrid, nada mal para comenzar. ¿Sentís vértigo? ¿Dónde y cuándo os podemos ver?

¡Acojonados! Así estamos. Pero disfrutándolo al máximo. Nuestro lema desde un principio ha sido: "Si no lo vas a hacer a lo grande, no lo hagas". ¡Y mira por dónde nos ha salido! Que nuestro pistoletazo de salida sea en el World Pride es lo mejor que nos podía pasar. Que Cogam cuente con nosotros es todo un regalazo con el que llevamos soñando unos meses y, por fin, no queda nada para verlo cumplido. Actuaremos el sábado 1 de julio en el escenario de la Plaza de Colón tras el acto institucional.

Vuestra música promete y vuestra puesta en escena tiene muy buena pinta… ¿Sorpresas en vuestra actuación en el Orgullo?

Alguna que otra, pero no queremos desvelar nada. Queremos que quien lo vea se encuentre el pastel. Pero sí, prometemos sorpresas. Como adelanto, destacar la proyección del videoclip que aun está en proceso de postproducción y que será protagonizado por la cómica y actriz trans Elsa Ruiz.

MarkHor… ¿De Madrid al mundo? ¿Quizá en Eurovisión?

(Risas) ¡¡¡Ya estamos proyectando para ello!!! Seguimos soñando y ¿quién sabe? Ojalá. Como dice el maestro Sabina, "siempre hay un sueño que despierta en Madrid".

¿Qué mensaje queréis hacer llegar?

La música, como cualquier disciplina artística, es muy subjetiva, y todo depende de los ojos con los que los quieras mirar. Que cada cual reciba nuestro mensaje y lo lleve y lo use como quiera. Lo que tenemos claro, es que queremos comunicar es un mensaje positivo, de buen rollo, sin prejuicios, sin miedos, sin etiquetas...

¿La música es un buen canal para transmitir la reivindicación contra la LGTBfobia?

Cualquier medio es bueno para transmitir el amor a las personas, independientemente del sexo, color o raza. Todos venimos e iremos al mismo sitio. Lo triste es que en pleno siglo XXI sigamos luchando por algo que es intrínseco en el ser humano y no precisamente de libre elección. Cada uno de nosotros somos seres libres para decidir con quien queremos o no estar. La gente que juzga eso, no se merece ningún respeto. Nosotros le tenemos fobia a las arañas o a las ratas, pero no a las personas.

¿Te interesa el contenido?