"Lo políticamente correcto merma muchísimo el talento"

Elisa Matilla compagina actualmente el escenario del teatro Galileo, con la mítica ¡Ay, Carmela!, el rodaje de una nueva serie y la web-serie Mask Soul, un formato nuevo para ella.

elisa matillaCuéntanos la temática de Mask Soul...

Va de vampiros. Mi papel es una bruja del siglo XVIII reencarnada en la actualidad.

¿Es muy distinto grabar en formato web que en televisión?

Sí, distinto. Es un poco más rápido. Pero también te digo, ahora con esto de los presupuestos, la prisa es casi una constante para cualquier producción. Pero el resultado final es prácticamente el mismo. Una calidad muy buena. Es prácticamente el mismo equipo de Tierra de Lobos.

¿Cómo se prepara un personaje de otra época?

Teniendo mucho cuidado con los textos para no introducir palabras o modismos de hoy en día. Intentas que los movimientos sean elegantes y poco más. En Tierra de Lobos lo tenía más fácil. Mi personaje era cómico dentro de la situación de la serie, y eso siempre te permite ciertas licencias.

Con esos ropajes que os ponen de personajes de otra época, como por ejemplo en Tierra de Lobos, ¿es cómodo trabajar?

No. El corsé no es cómodo. Sí te da otra aptitud para trabajar, pero no es muy cómodo. Aparte, para cualquier cosa que hagas tienes que estar pendiente de alguien de vestuario, que te quite los pololos, el corsé y demás, y que luego te los ponga de nuevo.

¿Rechazarías un papel por un desnudo?

No, nunca lo he hecho, ni creo que lo haría. Las escenas de ese tipo son coreografías más que otra cosa. Una luz muy cuidada. Y las indicaciones de los directores muy concretas. A ello hay que añadir que no soy nada pudorosa. En ¡Ay, Carmela! salgo todos los días en tetas, y en teatro es más complicado, con el público enfrente.

En Tierra de Lobos te han nominado como mejor actriz de reparto. ¿Un premio para un actor es importante?

Hombre, claro que son importantes. Sobre todo este que es de la Unión de Actores y son los compañeros los que te nominan. Te hace ilusión. Pienso que para todos los actores. Es verdad que cuando te encuentras a la gente por la calle y te saluda, o te dice lo bien que se lo han pasado en esta función o con tal serie, es un pequeño premio muy gratificante. Nosotros los actores no somos como los arquitectos, que el edificio se hace y ahí queda. No tenemos otra forma de valorar nuestro trabajo. Esta es mi segunda vez. La primera fue por teatro.

Estarás feliz. Dos veces y por dos registros distintos...

Cuando me lo den voy a estar más contenta aun.

¿Recuerdas tu primera película?

Yo soy esa. Esas cosas no se olvidan. Fue una muy buena película para empezar. El idioma de rodar en cine es distinto al de la televisión. Y en aquel tiempo solo sabía hacer televisión y como presentadora.

He leído por algún lado que ser presentadora no te gustó nada.

Nada. No me gustó nada. Me llamaban y pensaba que había que hacer de todo. Hasta que un día me vi y me dije: "eres mediocre, retírate". Como actriz nunca me he sentido mediocre. Lo he podido hacer mejor o peor, me ha podido gustar o no, he podido acertar o no en personajes... pero nunca sentir esa cosa, que me faltara carrera. He estudiado para ser actriz, no periodista. Gracias a la tele me hice muy popular. Imagina, solo había una cadena de televisión, pero hay que saber cuándo no lo haces como te gustaría hacerlo.

¿Te lo volvieron a ofrecer?

Durante un tiempo sí. Muchas veces.

Y ahora ya en frio, al pasar los años, ¿lo volverías a hacer?

No. De hecho yo le dije a mi representante de aquella época que no quería saber nada de lo que me ofrecieran en ese campo. Yo quiero ser actriz.

¿Por qué crees que salen tan pocos proyectos de cine ahora?

Porque el cine no es rentable actualmente. Hay muy poco dinero ahora. Aparte, y lo digo como percepción personal, no dejan margen para crear. No dejan editar un sello propio. Ahora se asegura todo. "Esto que funciona, esto puede funcionar..." y así todo. Al final, en las distribuidoras hay una fuerte corriente de "eso sí funciona, eso no". No dejan sorprender, te dejan poco margen. En teatro está cambiando un poco. Se están haciendo cosas nuevas con poco dinero que están sorprendiendo. Digo poco dinero porque no han tenido presión. Han hecho lo que ellos han querido. Se han expresado como han querido. Hay poca confianza en la sorpresa hoy en día, como te decía, por miedo a perder dinero o que no funcione. También hace mucho, para el tema de las comedias, que España estaba más desinhibida. Hay mucha prudencia. Lo políticamente correcto merma muchísimo el talento. Ahora mismo vivir de esto (actor) es muy difícil

elisa matilla ay carmelaElisa Matilla en '¡Ay, Carmela!'Has compaginado a la vez, la obra de teatro Lifting, ¡Ay, Carmela! y el rodaje de la serie. ¿Agotada?

No. Hace algún tiempo sí lo hubiera estado. Hoy en día los bolos de fin de semana se compaginan muy bien.

Hablando de Lifting, ¿qué no te operarias?

Un lifting por ejemplo. Me gusta la edad. Me gusta cuidarme lo más posible [risas]. Alguien tendrá que hacer los papeles de mayores, digo yo. En serio, una cosa es cuidarse y otra cambiar tu cara. Sinceramente no siento esa presión de estar impecable. De hecho soy una de las pocas que no tiene el pecho operado.

¿No lo haces por miedo o por principios?

Si tienes un complejo que te afecte a tu manera de vivir, para eso está la cirugía y bendita sea. Pero eso no lo he sentido.

Cuéntame una cosa: con tanto bolo, ¿alguna vez te has quedado en blanco encima del escenario?

¡Sí! Terror, me ha pasado en verso, ahí, ¡que no puedes improvisar! Realmente son tres o cuatro segundos pero a ti se te hace una eternidad. Tengo muy pocas pesadillas, pero la que se me repite, y que me acuerde, es esa: el quedarme en blanco sin maniobra para improvisar. Afortunadamente el público no se suele dar cuento de ello.

¿Se les dan facilidades a los actores a la hora de compaginar los trabajos?

Sí, y más en los tiempos que corren. Y mi repre se lo curra de mil maravillas. Se las ingenia para que pueda hacer todo lo que me gusta hacer. Me tiene un calendario con distintos colores de lo que tengo que hacer. Claro, imagina, no son sólo los rodajes o las funciones. A esto súmale las promociones, entrevistas... Facilidad siempre te ponen. Si alguna vez te ves apurada, siempre tiras de la buena voluntad de la gente que sabe que estas comprometida con varios trabajos a la vez.

¿Le has cogido cariño a algún personaje?

Al que estoy haciendo ahora, el que más en vida. A mi Carmela. Es mágico el personaje. Me encanta. Es una maravilla cómo está escrito. El personaje va solo. Es un regalo cómo el texto pasa de la comedia al drama en un segundo. La humanidad de Carmela es impresionante. La ternura que pueda llegar a tener esa mujer. Y encima son dos personajes; la Carmela viva y la Carmela muerta.

¿Es complicado este montaje?

No puedes bajar de 90 porque tienes que estar muy despierta. Pero también la función va sola. Igual que hay otras que tienes que tirar de ella, esta va sola.

Vais a estar prácticamente un mes, en el teatro Galileo de Madrid con esta función. ¿Es cerrado o con posibilidad de alargarlo?

No, no es cerrado.

¿Por qué crees que antes se prorrogaban las representaciones si funcionaban?

Afortunadamente hay una o dos producciones en el año que les pasa esto, pero no hay más. No hay dinero para más. Quiero decir, como espectadora, tú eliges qué quieres ver una vez al mes y no hay para más. También las giras se cierran con tres meses de antelación. No como antes, y claro, hay otros compromisos que son ineludibles. Si funciona, también tienes la posibilidad de volver a Madrid.

Te veo polifacética. Ahora que está tan de moda, ¿irías a un reallity?

Igual que te he dicho que no tengo pudor físico, sí tengo mucho pudor para que hablen de mi vida. Ese peaje no me gustaría pagarlo. Y eso que las revistas siempre se han portado muy bien conmigo. Hemos tenido mucha conexión en ese sentido. Volviendo a la pregunta, si entrar en un programa de esas características no implicara el pasar factura a tu vida privada, hay cosas muy divertidas para ir.

 


 

Elisa matilla, sin cáscara 

¿Todos dicen que eres…?
Cabezona.

¿Se te pone el corazón en un puño con…?
Las injusticias.

¿Qué te aburre?
Los ensimismaos.

¿Te gustaría hacerte invisible para?
No me gustaría. Ojos que no ven…

¿Una canción imprescindible?
Antonio vega, azul.

¿Un trauma del cole?
Olivia, la de Popeye.

¿Con que famoso te gustaría irte de cañas?
Punset. De cañas con Punset.

¿A qué lugar has prometido no volver?
A la adolescencia.

¿Un refrán que te defina?
No me gustan los refranes, son todos mentira.

¿A qué famoso te gustaría ver sin cáscara?
Alex García. 

¿Te interesa el contenido?