"Muchas veces no me han dado el papel porque se me veía mucho"

María Castro, la actriz que da vida a la Trini en la serie Vive Cantando de Antena 3 se sube al escenario del Infanta Isabel para interpretar a Sofía en la obra de teatro Una semana nada más.

maria castro 2Te dieron un premio Ondas, ¿te lo imaginabas?

No. Ni tan siquiera sabía que había ese tipo de nominaciones para la categoría de mi premio. Recuerdo que me llamo una persona que trabajaba en Telecinco, donde se emitía Sin tetas no hay paraíso, y me dijo: “Oye María, que te han dado el Ondas”. Le contesté “¿A mí? ¿Por qué?. Me dijeron: “Hija, por tu papel de la Jessy”. Es algo maravilloso. Cuando llego a casa, a mi tierra, lo veo y digo: “Mira, sí, esta ahí”.

Has estudiado Magisterio e INEF. ¿Qué es mas fácil: actuar o dar clases a niños?

Todo tiene su aquel. En el caso de dar clase depende de los niños que te toquen y en actuar depende del público. Hay público que, independientemente de lo que hagas, te lo camelas y te lo puedes meter mas fácilmente en el bolsillo. Depende del foro que tengas en el otro lado.

También estas estudiando periodismo. ¿Por qué periodismo?

Para saber lo que se hace ahí, (señala el micro, la grabadora y la cámara). Al otro lado ya lo sé. Y pienso que es una carrera muy completa. Aporta mucha cultura general. Aun no lo he acabado. El año pasado tuve que dejarla aparcada de momento. Entre la serie de Antena 3 Vive cantando y el teatro, no podía. A las cinco en pie hasta las tres. De ahí, corriendo al coche, al teatro. Ensayábamos de cuatro a diez. Imagina. El año que viene quiero retomarlo.

¿Te esperabas el éxito de Vive Cantando?

Nunca me quiero esperar mucho de la cosas que hago, para luego no llevarme el batacazo. Pero esto pintaba bien. Los guiones son preciosos y muy currados. El casting es muy bueno y unos compañeros increíbles. Pero en realidad nunca se sabe. Hay series increíbles de las que nadie se acuerda y, sin embargo, y esto lo digo a título personal, otras no me gustan mucho y tienen un éxito rotundo. No se sabe donde está el éxito.

Ahora mismo estás rodando la segunda temporada de Vive Cantando y lo vas a compaginar con la obra de Teatro Una semana nada más, dirigida por Gabriel Olivares. ¿Es muy cansado?

Este año ya no. Duro es duro, pero ya me he acostumbrado. Con la función montada es diferente. Vienes al teatro y actúas cada tarde-noche. Vives la experiencia de lo ocurre ese día. El año pasado era más complicado. Después de rodar la serie tenía que venir a ensayar, ver el personaje, matices... crear a la Trini y a Sofía ha sido duro. Eran muchas horas. Duermes cuatro o cinco horas al día. Ahora, como te digo, es duro por que son muchas horas pero, como me gusta tanto lo que hago, estoy encantada.

¿Es mas fácil cantar a la hora de actuar o, por el contrario, el tener que imitar a una cantante nefasta que desafina a todas horas?

Lo dices por mi participación en Aída, ¿verdad? (risas). Depende de tu oído. Tengo un buen oído. No me considero cantante. Soy una actriz que puede cantar y bailo bien. Son palabras mayores eso de que soy cantante o bailarina. Cuando tienes oído, cantar mal es muy difícil. Lo hacía mal y me decían que lo tenía que hacer peor aún. Me pedían que no fuera con el tempo de la canción ni con el tono. Al final, una semana de rodaje acabé afónica. Pero a la gente le encantó el capítulo. Los seguidores de la serie, cuando me ven, aún me cantan el oso polar. Me lo pasé en grande. Tengo que decirte que el elenco de la serie es superdivertido.

maria castro¿Quién te llama para ofrecerte participar en el montaje de esta obra?

Gabriel, el director. Me llamó directamente. Sabía que tenía el rodaje de la serie y tal, pero es una obra tan buena que no se puede decir que no. Él es maravilloso. Todo lo que toca lo convierte en oro. Por algo será. Suerte puedes tener una o dos vez en la vida, pero que todo lo que haces sea bueno y de éxito es otra cosa. Trabajar con él era un lujo. A Antonio (Antonio Hortelano, su compañero de reparto en la obra) ya le conocía. Es como mi hermano mayor.

También has hecho algo de rodaje. ¿Te gustaría trabajar más en ese campo?

Acabo de hacer una peli que se llama Meñique, lo que aquí conocemos como "Pulgarcito". Es una coproducción cubana, y allí a este personaje se lo conoce de esta manera. Hago de princesa. Me encanta, experimentar con la voz, cambiar los registros... Como es un dibujo animado, ¿quién te dice a ti la voz o la enfatización de cada personaje? Te lo puedes inventar.

¿Crees que tu handicap de pelirroja natural ha influido en tu carrera profesional?

Sí. Para bien y para mal. Soy muy conciente que hay pocas actrices pelirrojas. Cuando me presento a un casting se que, para bien o para mal, soy especial. Soy diferente. Muchas veces no me han dado el papel por que se me ve mucho y querían alguien más discreto. El físico ayuda, pero depende del personaje, se abren o se cierran.

Cine has hecho poquito. ¿Te gustaría hacer más cine?

Cine lo que menos. No es que me guste más o menos. Me gustan los proyectos buenos, los guiones buenos o los personajes bonitos. Entiéndase bonitos. Me da igual de la mano de quien venga. Dejo las puertas abiertas y, lo que me gusta, eso hago independientemente del medio en que se desarrolle.

Aparte la serie, el teatro y el doblaje, ¿cuáles son tus proyectos nuevos?

El seis de junio se estrena Pancho, la película. Tengo un pequeño cameo en ella. No me daba para más el tiempo por temas de rodaje. Y un filme para septiembre u octubre, pero aún no te puedo contar nada.

 

María Castro, sin cáscara


 

¿Te interesa el contenido?