Joaquín Simón: "La libertad que tuve con mi madre no la hubiera tenido con mi padre presente"

 Joaquín Simón Martínez nació en la posguerra española, época en la que se enmarca su novela 1957 y en la que se trata el tema de la homosexualidad, la represión, el descubrimiento, la supervivencia y el ingenio.

joaquin simon 2Es a los 17 años cuando se suelen vivir todas las aventuras, ¿por qué ha esperado usted a los 50 años para vivir la aventura de la autoedición de una obra?

Porque con el tiempo se tiene mayor perspectiva de los acontecimientos vividos y lo que se pierde en proximidad se gana en hondura y comprensión.

¿Cómo de selectiva ha sido su memoria para plasmar 1957?

La objetividad es uno de los requisitos de todo escritor que se precie. Traté de ser como lo he tratado siempre, lo más justo y objetivo posible; el no serlo no merece la pena sobre todo cuando se trata de rememorar el pasado.

Refleja con nitidez el papel fundamental de su madre en su vida. Durante la obra está poco presente la figura paterna ¿De qué manera ha influido en su vida esta ausencia?

Tuvo dos facetas esta ausencia: la libertad que tuve con mi madre no la hubiera tenido estando mi padre presente. Ni la amistad, aparte del cariño materno tan natural y propio que se estableció entre nosotros. Pero me faltó el cariño de un hombre tan necesario en aquellos años de adolescencia y formación del carácter. Posiblemente haya buscado algo de ese cariño paterno en mi trayectoria sentimental posterior.

Era sólo un adolescente pero, ¿cómo percibía la poca apertura cultural de España?

No era difícil para un espíritu aventurero. Las dictaduras, sean del signo que sean, resultan transparentes en sus objetivos ¿Para qué van a disimular si tienen el mando y saben cómo utilizarlo?

joaquin simonSara Montiel, con el autor, en la presentación de '1957' en Madrid¿Qué suponía para usted la figura de Sara Montiel, a quien tanto admiraba?

La irrupción de Sara Montiel aquel célebre año en la sociedad española tuvo unas repercusiones que, expuestas ahora, cuesta trabajo creerlo. Era, además, una figura tan internacional que podía competir con cualquier estrella de relumbrón. Venía presumiendo de la democracia americana y de la libertad que gozaba en aquel país, en el que, para colmo, acababa de casarse por lo civil. Se puede decir que triunfó a pesar de lo mal que le sentó a la sociedad conservadora de la que “gozábamos”. En mi caso particular mi cariño y admiración por ella se ha impuesto al cruel e implacable deterioro del tiempo en las personas. Suelo ser muy fiel en mis sentimientos.

Frente a la realidad de la colmena donde vivía con su madre, su inmersión en los libros y el cine ¿era más como un salvavidas o una máscara para no sufrir?

En aquella colmena, muy adecuado el calificativo, se vivían momentos muy entrañables y divertidos. En cualquiera de los casos, el amor por el cine y los libros formaban parte de mí. Los llevaba en la sangre.

Joaquín es inquieto intelectualmente pero con pocas posibilidades económicas, ¿cómo se podía tener ese acceso a la cultura, tanto literaria como cinematográfica en el franquismo para saciar su hambre cultural?

Créeme: cuando se desea adquirir conocimientos y cultura, siempre se encuentra el camino. El deseo de aprender es lo más importante en el ser humano. En nuestro caso, me refiero a la pandilla que formábamos teníamos el apoyo del bibliobús y de todas las bibliotecas municipales de la época. Marisa Villadefrancos, mi madrina literaria, nos puso en contacto con la directora del bibliobús (la inefable Fifi Huertas). De todo cuanto se publicaba en España y alguna que otra edición argentina, prohibidísimas aquí, nos llegaban puntualmente. En el más riguroso secreto, claro.

Por cierto, otro compañero brillante y homosexual era su amigo Ángel ¿Qué fue de él?

Cuánto os agradezco que me preguntéis por Ángel. Se hizo un pintor-dibujante-decorador de lo más competente; incluso podría haber sido un escritor más importante que yo. Lo perdí de vista hace muchos años, y cuando he querido localizarlo me han llegado muy malas noticias. Fue una de las personas más importantes en mi vida.

¿Es posible volver a sentir un amor como el primero? ¿Cree que los siguientes amores son sólo para repetir la intensidad del primero?

El primer amor suele ser siempre una mezcla de fantasía y pasión en su más alto grado de ebullición. Su magia siempre será distinta a los amores posteriores. Eso no quiere decir que alguno de esos amores pueda llegar a ser tan intenso y sincero, ya sin romanticismos ni espejismos.

¿Qué sabe de la vida de Jesús?

Nada. A los dos años de terminar los estudios se puso en contacto conmigo para invitarme al cine. Tenía algo importante que comunicarme. Al llegar al palacio de la prensa lo encontré acompañado de una chica de la que me confesó que estaba muy enamorado. Quería que la conociera y le diera mi opinión. Les dejé plantados sin más y ya no volvió a insistir. Al cabo de muchos años, Ángel, mi compañero, me contó una serie de barbaridades que, según él, habían vivido juntos. Nunca lo creía, pero tampoco hice nada por averiguarlo. Consideraba demasiado bonito el recuerdo como para ensuciarlo. Precisamente, este año se ha producido un acontecimiento en mi vida que me ha llenado de regocijo: Ha reaparecido Peter, el chacal, compañero de taller de Jesús. A él sí le he preguntado si sabía algo de su ex-compañero y su respuesta me dejó perplejo. Ni siquiera se acordaba de él, después de mostrarle un par de fotos que tenemos juntos. Curioso y, en cierto modo, aleccionador, ¿no?

¿Te interesa el contenido?