José Sospedra: "Se vive mejor fuera del armario que dentro"

Valenciano de nacimiento, su primer trabajo fue con Ventura Pons en La vida abismal. Le hemos podido ver en series de éxito como Tierra de Lobos o Bandolera. Ahora, José Sospedra llega al teatro Alfil con la exitosa obra Clímax.

jose sospedra 2¿Cuéntame, qué significa para ti el nombre de Ventura Pons?

El que me abrió la puerta a este mundo. Cuando estaba estudiando en una escuela de arte dramático, Ventura buscaba a un chico valenciano para su película. Convencí al director de la escuela para que, por favor, me dejara participar en el casting, que era cerrado. Cuando se lo enviamos, le gustó y, a partir de ahí, me llamó la directora de casting. Salí del casting contento, pero no esperaba que me llamaran. Era uno de los primeros que hacía. Y mira tú, en dos semanas me llamó Ventura, y a partir de ahí, pues todo rodado y empezó la vorágine de hacer una película. Y a partir de ahí no he parado.

¿Que personaje te gustaría interpretar para pasar a la historia del arte?

De momento no ha habido ningún personaje que me marque. Pero sí me gustaría que fuera un personaje lo más alejado de mí, con un curro interpretativo brutal. Lo más alejado posible.

¿Sigue siendo Forrest Gump aquel personaje que te marcó?

Cuando la vi tendría siete u ocho años y me marcó. Me encantó la peli. Fue uno de los primeros recuerdos que tengo del cine. Tom Hanks es un actor alucinante. Lo demuestra en muchos personajes, tanto en comedias tontas como en historias más emotivas. En la última suya que vi, Capitán Phillips, la última escena, cuando le entra el ataque, es de óscar.

Hablando de los premios óscar, la película de El niño es firme candidata por parte de España para los Óscar como cinta extranjera. ¿Por qué crees que en España no se hacen peliculas de accion?

Por un tema económico. Una producción en la que haya que destruir coches, helicópteros, etcétera, necesita mucho dinero. Con el presupuesto disponible para hacer una película en Hollywood, aquí se hacen diez. No hay dinero para hacer ciertas cosas. Pero en España podemos hacer otros géneros, no sólo de acción. Creo que aquí se hace muy buen cine. No hace falta ir a copiar a los americanos.

Tanto en Tierra de Lobos como en Bandolera hacías unos papeles de otra época. ¿Incómodo trabajar vestido de época?

Si, es incómodo. Pero ni la mitad que para las mujeres. Sobre todo mucho calor.

Hiciste un corto, Mañana todo será mejor, donde interpretabas a un personaje gay, en el que tenías que tomar pastillas para mantener relaciones sexuales con su novia. ¿Entiendes el comportamiento, a día de hoy, de ese tipo de personas?

No. Sigue habiendo mucha homofobia y “tontería” pero vamos avanzando mucho. Cada vez la sociedad es más abierta y tolerante porque es lo que hay. Cada uno tiene la condición sexual que quiere. Se vive mejor fuera del armario que dentro. No hay necesidad de luchar contra lo que eres.

Tienes una apariencia muy masculina y varonil. ¿Alguna vez te han aconsejado que no te desligues de ella?

Nunca. No. Para nada. De hecho, en Clímax hago un personaje gay. Además es lo que te decía antes, quiero hacer personajes alejados de mí. Estoy encantado haciendo de gay. Soy actor y mi trabajo es ese.

Clímax lleva tres temporadas ya en cartel. ¿Qué esperas aportar a esta nueva temporada?

Me da un poco de miedo. Como bien dices, lleva tres temporadas y me pregunto si funcionará conmigo en el cartel. Ese miedo escénico que te entra alguna vez. Quiero pensar que puedo aportar frescura, sangre nueva en el elenco. Y sobre todo divertirme y, lo más importante, divertir a la gente.

¿Te costó mucho decir sí?

Nada, en absoluto. Me encanta hacer la comedia. No he hecho mucha, pero me encanta. Personalmente la veo muy complicada y lo estoy disfrutando mucho. Al menos, por ahora en los ensayos.

Y el otro protagonista, Víctor Palmero, ¿qué te dijo cuando se enteró que eras compañero de reparto?

Nos conocemos desde niños. Estudiamos juntos en la misma escuela, no en el mismo curso porque yo iba por encima de él uno o dos años. Aparte, trabajamos juntos en Valencia en la misma serie. Estoy muy ilusionado.

jose sospedra. 1¿Eres pudoroso a la hora de salir desnudo en un escenario? Lo digo porque vamos a poder admirar ese cuerpazo sobre el escenario...

No, para nada. En slips estoy cómodo. Me curro muchas horas de gym para poder estar cómodo.

¿Cuándo se estrena la nueva temporada de Clímax y dónde?

El 27 de septiembre en el teatro Alfil de Madrid.

A parte de Clímax, ¿algún otro proyecto?

Con la obra vamos a estar hasta que nos echen [risas]. Hay que esperar hasta octubre para ver hasta cuando nos prorrogan. También estoy en cover en otra obra: El greco y la gerente vana. En cine tengo algo, pero no quiero decir nada de momento.

¿Siempre te has dedicado al mundo de la interpretación?

Desde los ocho años. Iba a un colegio de curas. En tercero de primaria siempre se hacía una obra de teatro, La pasión de Jesucristo. El año que yo lo hice, me dije: "esto es lo que yo quiero hacer en la vida". Nadie me tomó en serio. A medida que iba creciendo ya se dieron cuenta que esto iba en serio. Dejé hasta el baloncesto por mis clases de interpretación.

Sólo conociendo este mundo, ¿dime qué crees que es lo peor de tu profesión?

El estar siempre juzgado. Cuando vas a casting, cuando haces una prueba, cuando esperas la respuesta del público. Es algo que es así siempre van a opinar de ti. Es duro. Hay que estar muy bien de la cabeza. Sobre todo en los momentos que el teléfono no suena.

¿Que te gusta más? ¿Cine, televisión o teatro?

La televisión es lo que menos me gusta. El ritmo de trabajo es rápido. No te da tiempo a crear un personaje. Estoy super agradecido a ella, es lo que me ha dado de comer, pero es un medio muy frío. Para mí no es arte. Por ejemplo, series diarias es escupir el texto. En el teatro sientes el calor del público en todo momento. Aparte de que si te equivocas, arréglatelas como puedas. El cine tiene lo bonito de verte en pantalla grande.

 

José Sospedra, sin cáscara


¿Te interesa el contenido?