Carlos Sobera: "Aún me falta montar en burra"

El presentador más carismático de la televisión en España vuelve al teatro con El Ministro. Con un papel cargado de poder y autoridad pero siempre cercano a su especialidad, la comedia. 

entrevista carlos soberaLa última obra tuya que vimos fue La Guerra de los Rose, junto con Mar Regueras. Después de unos años apartado de de la tarima, ¿cómo te has visto en tu vuelta a los escenarios?  

Pues me he sentido muy cómodo, muy ligerito, muy a gusto. Y la verdad es que estoy deseando ya reencontrarme con el público. Sí, me he encontrado muy bien.  

¿Cómo ha sido trabajar con el resto del elenco?  

Una maravilla. He comentado antes que con la comedia, sobre todo cuando es tan rápida, tienes que tener compañeros donde fluya muy bien todo, tanto en lo personal como en lo profesional. Y con los tres, con Javier, con Guillermo y con Marta me he encontrado súper tranquilo en todo momento, súper bien, nos compenetramos, nos entendemos con solo con la mirada. Y esto para este tipo de funciones que cualquier error puede ser dramático, porque todo va muy rápido, pues es excelente, así que estoy muy contento.  

En El Ministro te vemos convertido en un líder con mucha autoridad y poder, ¿crees que podría reflejarse alguno de nuestros políticos con tu personaje?  

Probablemente sí. Yo le estoy enviando al público el reto de que cada uno descubra, según él, qué ministro se esconde detrás del retrato de El Ministro según Antonio Prieto, el autor. Yo creo que es un ejercicio interesante.  

Después de toda tu experiencia como actor teatral, ¿qué prefieres drama o comedia?  

Yo siempre comedia, me encuentro mucho más cómodo. De todas formas es mucho más difícil hacer comedia que drama. El drama, cuando está bien escrito, el texto es tan fuerte que transmite por sí mismo. En la comedia es muy importante el actor para que el gag funcione, es más comprometido, es más exigente para el profesional. Pero yo me encuentro cómodo en la comedia. Es como lo de presentar concursos o informativos, pues cuando se te da bien y tú te encuentras a gusto, te cuesta menos.  

Has escrito un libro, has participado en programas, series, películas, teatro e incluso has dirigido también, ¿qué dirías que es lo que te falta por hacer?  

Pues me queda viajar al planeta Marte; atravesar siete u ocho galaxias como comandante Spock, que es algo que espero conseguir; montar en burra, que es algo que todavía no he logrado; y… otro par de cositas que no te puedo comentar (risas).  

Hay señas de identidad que nunca se olvidan, como tu manera de levantar la ceja o tu famoso “animales”, ¿te gusta que la gente te recuerde por eso?  

Sin duda. Yo siempre digo a los compañeros, cuando tú te pones a pensar en serio qué hacer para llegar a gente nunca lo consigues. Cuando te dejas llegar y de pronto dices “¡animales!” y te parece que estás diciendo una tontería, a la gente le cae en gracia y se queda con eso, o con lo de la ceja, o cosas así, eso significa que les has caído bien y que tu programa va bien. No puedes pedir más.  

¿Tienes algún proyecto en mente para el futuro?  

No, en enero me toca volver a hacer tele pero no sé exactamente qué haré, ahora estamos en ello y de momento seguiremos con esta función. Y como productor sí, seguiremos con El Secreto de Puente Viejo y sacamos en seguida La novia de papá para estrenar aquí en Madrid, pero ya como productor. Y por otro lado, también tengo un proyecto muy bonito, la revista de viajes Más viajes, que la reeditamos, la reformateamos y en noviembre la sacamos al mercado otra vez. Y va a ser entretenido porque es una revista muy democrática, hecha para viajeros que cuenten sus propias experiencias y estoy seguro de que me lo voy a pasar muy bien.

 

Carlos Sobera, sin cáscara

¿Te interesa el contenido?