Antonio Vila-Coro: "Sin registro no hay derechos básicos para los bebés nacidos por gestación subrogada"

Antonio Vila-Coro, presidente de la asociación Son Nuestros Hijos, explica la situación actual de la gestación subrogada en España.

antonio vila coroEn primer lugar, enhorabuena por el compromiso por parte del Ministerio de Justicia para facilitar la inscripción de bebés nacidos por gestación subrogada...

Gracias. Efectivamente es un gran paso, pero todavía nos queda mucho camino por recorrer.

¿Qué esperáis exactamente de este compromiso?

El Ministerio de Justicia se ha comprometido a enmendar la propuesta de modificación de la ley de Registro Civil que salió del consejo de ministros del pasado 13 de junio. En esa propuesta de ley se obligaba a registrar consignando la filiación con la mujer gestante en lugar de con los padres del niño. Para nuestras familias esto es inaceptable, nos dejaría en situación de absoluta inseguridad jurídica y en la práctica supondría cerrar el acceso de nuestros hijos a la ciudadanía española.

El nuevo texto que el Ministerio se ha comprometido a aprobar respetará la filiación de nuestros hijos y permitirá el acceso al Registro Civil por vía administrativa, mediante control incidental por parte del funcionario del registro. De otra manera, la ley estaría incumpliendo la doctrina del Tribunal Europeo de Derechos Humanos que recientemente condenó a Francia a respetar a filiación de los niños nacidos por gestación subrogada.

La enmienda se introduce ahora en el trámite parlamentario de la ley, por lo que todavía tardará meses en entrar en vigor. Como solución transitoria, la Dirección General de los Registros y del Notariado ordenó a los consulados reanudar las inscripciones de nuestros hijos que llevaban paralizadas desde el mes de Febrero. La causa de la paralización era una sentencia del tribunal Supremo que ha quedado en papel mojado con la Sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

La sentencia del Tribunal Supremo fue un jarro de agua fría para estas familias… ¿podría explicarnos qué establecía esta sentencia?

El fundamento principal de la sentencia del Tribunal Supremo era que el Orden Público Internacional español está por encima del Interés Superior del Menor. Esto llevaba a la Sala de lo Civil del Alto Tribunal a desestimar el recurso de una familia homoparental de Valencia y condenaba a sus hijos mellizos de 5 años ser borrados del Registro Civil. La misma sentencia instaba a fiscalía a actuar para que los pequeños pudieran recuperar su filiación tras un larga proceso judicial cuyo éxito no está en absoluto garantizado. La sentencia del Supremo era todo un despropósito y un dislate jurídico.

La sentencia del tribunal de Estrasburgo argumenta todo los contrario, que el Bien Superior del Menor está por encima del Orden Público. Esto supone un fuerte varapalo para la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo, y da la razón a los 4 magistrados que firmaron el voto particular contrario a la sentencia. No reconocer la filiación a estos dos niños iría en contra de sus derechos humanos, en concreto del artículo 8 en lo que respecta a su derecho a la vida privada. No puede ser que España se ponga a jugar con su filiación y terminen siendo, por ejemplo, hermanos en EE UU pero no en España. Los niños tienen derecho a una identidad única.

¿Cómo ha sido la batalla legal hasta este momento?

En el año 2008, la familia de Valencia afectada por la sentencia del Tribunal Supremo sacaba la gestación subrogada del armario. Y en febrero de 2009 conseguíamos la primera victoria, una resolución de la Dirección General de los Registros y del Notariado reconocía la filiación a sus hijos. Sin embargo, poco después esta resolución fue demandada por fiscalía.

En el año 2010, la Dirección General de los Registros y del Notariado cedía a la presión de nuestras familias y dictaba una instrucción que permitía el acceso de nuestros hijos al RC. Una vía legal que a lo largo de tres años ha permitido el registro de cientos de niños hasta que la STS del pasado febrero paralizaba las inscripciones.

Durante estos seis años hemos vivido pasos hacia delante y hacia atrás. Pero esto ha hecho que las familias que recurrimos a esta técnica de reproducción asistida estemos unidas a la hora de reivindicar nuestros derechos.

Los bebés nacidos mediante gestación subrogada que no podían ser inscritos se encontraban en una situación de indefensión y dentro de un limbo legal en España… ¿qué consecuencias traía esto para ellos y para los padres?

Sin registro no hay ciudadanía, y sin ciudadanía se les niegan todos los derechos básicos que de ella se derivan. No podrán ser beneficiarios de la cobertura sanitaria de sus padres. No habrá prestaciones de maternidad ni paternidad para ser cuidados por sus padres, que tampoco podrán disfrutar de las deducciones en el IRPF ni tener descuentos por familia numerosa. Quedarán sin protección en caso de divorcio y sin derechos hereditarios en caso de quedar huérfanos. Noventa días después de volver a casa, pasarán a ser inmigrantes sin papeles en su propio país. Su exención de visado como ciudadanos americanos expirará y sus padres no podrán conseguir un permiso de residencia para sus hijos, porque esa figura no existe. No existe porque los hijos de españoles son españoles.

antonio vila coro 2Respecto a la sociedad española, ¿cómo creéis que acoge esta forma de reproducción asistida?

Había mucho desconocimiento sobre la gestación subrogada en la sociedad española, hasta que hace 6 años empezamos a visibilizar nuestras familias. La poca información disponible llegaba muy distorsionada a través de la prensa sensacionalista, y programas de cámara oculta. Pero la labor de visibilización y comunicación pública está dando resultado. Según una encuesta del Centre d'Estudis d'Opinió, el 80 % de los catalanes está de acuerdo con su regulación.

Esto coincide con la experiencia de nuestras familias. Cuando hay rechazo, éste es fruto del desconocimiento y los prejuicios. Conocer como hay mujeres maravillosas que nos donan su capacidad de gestar disipa esos prejuicios. En la gran mayoría de los casos, el rechazo desaparece a medida que se van conociendo la realidad y los detalles de esta técnica de reproducción asistida.

¿Qué otros frentes os habéis encontrado que se opongan a la gestación por sustitución?

La oposición viene de dos grupos muy concretos: católicos ultraconservadores y feministas radicales. Ambos aplican fundamentos morales relacionados con lo sagrado y esto les hace ser completamente refractarios a cualquier razonamiento. A pesar de ser grupos de pensamiento enfrentados entre si, curiosamente esgrimen identicos argumentos cuando se trata de criticar la gestación subrogada. Cualquier implicación en una técnica de reproducción asistida de una entidad que consideran sagrada, ya sea el embrión humano o el cuerpo de la mujer, les lleva a la reprobación moral. Es casi imposible el diálogo con aquellos que hacen interpretación literal de los dogmas o que entienden el feminismo como una religión.

Sin embargo la inmensa mayoria de la gente aplica fundamentos morales basados en la ecuanimidad. Y se libera de los prejuicios una vez que conoce con detalle como se regula correctamente la gestación subrogada. La socidad española es mayoritariamente laica y aplica una ética utilitarista, entiende que la gestación subrogada no hace daño a nadie y trae la felicidad a mucha gente.ntole

¿Qué cosas quedarán aún por resolver sobre la situación de estas familias además de esta enmienda en los términos anunciados por el Ministerio?

Queda mucho por conseguir. Estamos promoviendo una Iniciativa Legislativa Popular que llevará al Congreso de los Diputados una ley que regule la gestación subrogada en España. El objetivo es garantizar los derechos de todas las partes y conseguir la máxima seguridad jurídica. Pero también que nuestras familias no tengan que viajar miles de kilómetros para someterse a un tramiento de fertilidad. Queremos conseguir que sea una técnica accesible a las familias que no pueden gestar.

Por otro lado, siguen existiendo muchos prejuicios que llevan a la discriminación de nuestras familias. Por ejemplo, se nos deniegan sistemáticamente las prestaciones por maternidad. Y aunque numerosas sentencias de los tribunales superiores de justicia nos dan la razón, el INSS continúa impasible su politica discriminatoria. La mejor manera de combatir prejuicios es la visibilidad, nos queda mucho trabajo de comunicación por delante.

¿Te interesa el contenido?