La violencia sexual en varones, una realidad oculta

En España se calcula que entre 10% y 20% de la población ha sido víctima de abuso sexual en su infancia, generalmente antes de cumplir los 13 años de edad, datos similares al de otros países Europeos. En los varones, se calcula que uno de cada diez chicos ha sido objeto de algún tipo de violencia sexual. Esta violencia suele ser cometida por un adulto, pero también se dan casos de agresión por parte de otros menores.

A pesar de esta incidencia, la violencia sexual en varones sigue siendo un tema oculto, invisible, del que se habla poco. Las causas de esta invisibilidad se encuentran en el temor y la culpa a revelar la violencia padecida, que tiene que ver con los mandatos del modelo de masculinidad hegemónico que prescribe que los hombres son fuertes, pueden defenderse y, por tanto, no pueden ser víctimas. A esto hay que añadir el estigma de la homosexualidad cuando la violencia es perpetrada por otro varón. Éste suele manipular o amenazar al menor con contar que es homosexual porque ha tenido sexo con él, o el chico puede callar para que el entorno no piense que es homosexual. También, cuando la agresora es una mujer, el chico puede callar porque puede confundir la agresión sexual con una iniciación sexual.

Desde la Asociación AHIGE (Hombres por la Igualdad de Género) estamos desarrollando un proyecto que pretende formar a las personas que están en contacto con los chicos (educadores/as, entrenadores/as, monitores/as de tiempo libre, etc.) para que sean sensibles a la problemática de la violencia sexual contra los chicos y desarrollen espacios de cuidado donde, desde la deconstrucción de los modelos hegemónicos de masculinidad, se pueda abordar esta problemática.

La sensibilización e información son claves y se debe trabajar con la familia (siempre que sea posible), desde la escuela, la educación no formal o los servicios especializados de menores.


Paco Abril es miembro de AHIGE (Asociación de Hombres por la Igualdad de Género)

¿Te interesa el contenido?

  

Cáscara amarga no se hace responsable de las opiniones de los firmantes en la sección Opinión de este periódico.