Una circular interna de Metro de Madrid instaba a perseguir a gays, músicos y mendigos

El portavoz del Gobierno regional, Salvador Victoria, ha declarado que el empleado que habría mandado el texto ha sido apartado cautelarmente de sus funciones y se le ha abierto un expediente disciplinario.

documento metroFotografía del documento

Metro de Madrid ha abierto una investigación para descubrir la autoría de un documento interno en el que se insta a los revisores a aumentar sus peticiones de tickets a determinados grupos como "gays", "músicos" y "mendigos", una situación que ha provocado que los empleados se hayan opuesto de forma rotunda a acatar esta orden al considerar que atentan contra los derechos de los viajeros.

El conocimiento de Metro de este documento se ha producido a raíz de una denuncia de UGT, que ha exigido que se depuren responsabilidades sobre los autores de este documento que atenta contra los derechos fundamentales de los viajeros.

En el texto se puede observar cómo se indica que en determinadas estaciones como la de Sol se incida en las peticiones de tickets a "músicos", "mendigos" y "gays".

El secretario general de Metro de Madrid, Teo Piñuelas, ha manifestado que les ha sorprendido la existencia de este documento, ya que es algo "gravísimo" que se hagan rutas para que los trabajadores persigan a unos viajeros. "Creemos que los trabajadores se han negado de forma rotunda porque entienden que cualquier viajero es totalmente respetable", ha aseverado.

El autor del escrito ha sido suspendido

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, Victoria ha calificado de "condenable y lamentable" lo sugerido por el correo electrónico de este empleado de Metro, que es un técnico del departamento de seguridad. "No es ninguna circular ni ninguna instrucción", ha incidido el consejero.

Así, al trabajador se le ha impuesto una suspensión cautelar mientras se tramita el expediente disciplinario. De esta forma, el empleado podrá ejercer su derecho de defensa durante la tramitación del expediente y, tras la resolución de éste, el trabajador podría ser sancionado según el reglamento de la compañía.

En este sentido, un portavoz de Metro de Madrid ha concretado que se comprobará si algún cargo superior pudo ver y pasar por alto el contenido de la comunicación, que llegó a la empresa de seguridad de la que dependen los revisores. Además, ha indicado que se van a revisar los protocolos de comunicación con las empresas de seguridad.

¿Te interesa el contenido?