Denuncian agresión homófoba a una pareja gay cerca de Chueca

Se les acercaron otros dos chicos y tras preguntarles despectivamente si eran "maricones" e intimidarles, propinaron un puñetazo a uno de los miembros de la pareja.

La asociación Arcópoli ha denunciado este lunes una nueva agresión homófoba que se produjo la madrugada de este sábado en la confluencia de la calle Alcalá con Gran Vía contra dos chicos de 25 años que volvían a casa después de salir a tomar algo por el barrio de Chueca.

Según ha explicado la organización, estos dos jóvenes se dirigían a la Plaza de Cibeles abrazados cuando de repente se les acercaron otros dos chicos y tras preguntarles despectivamente si eran "maricones" e intimidarles, propinaron un puñetazo a uno de los miembros de la pareja.

La asociación ha explicado que las víctimas lograron pedir auxilio y un viandante consiguió ahuyentar a los atacantes, aunque antes de que acudiera esta tercera persona, los agresores también intentaron robar a las dos víctimas.

La mayoría de las agresiones se produce en las inmediaciones del barrio de Chueca

Una de las víctimas acudió a Arcópoli, que le animó a denunciar, y acompañado por voluntario de la asociación el chico que sufrió la agresión física ha interpuesto este lunes la correspondiente denuncia en la Comisaría de Policía de Madrid específica de los delitos de odio.

Según el colectivo, esta agresión cumple los patrones más acusados de los delitos de odio LGTB que viene constatando desde enero de 2014, cuando comenzó a observar un aumento de agresiones.

La mayoría se produce en las inmediaciones del barrio de Chueca, cuando las parejas del mismo sexo siguen visibilizándose de forma espontánea, pero sin estar ya en el barrio. Además la mayoría se producen sobre todo los fines de semana, de madrugada, a parejas jóvenes.

Arcópoli ha insistido en la necesidad de un plan de choque con las administraciones local y autonómica para frenar este incremento en la inseguridad de personas LGTB en el centro de Madrid.

"Desde Arcópoli venimos exigiendo a las administraciones un plan de choque que no se pone en marcha y más herramientas para poder luchar contra la violencia a nuestro colectivo. Necesitamos que se nos empiece a tomar en serio. El incremento de 2014 no ha sido puntual, como demuestran los casos de 2015"", ha expresado su coordinador, Yago Blando.

¿Te interesa el contenido?