Oficina Aragonesa contra la Discriminación abre sus puertas

Ya han recogido un hecho discriminatorio en las condiciones de acceso a un servicio público por razones de orientación sexual.

La Oficina Aragonesa contra la Discriminación ya ha comenzado a trabajar con el objetivo principal de contar con un espacio en la Administración Autonómica que sirva para promover el derecho a la igualdad efectiva de toda la ciudadanía y luchar contra cualquier forma de discriminación.

Teresa Sevillano, directora general de Igualdad y familias, ha explicado que se pretende proporcionar a la ciudadanía un servicio para recoger, atender y derivar demandas procedentes de hechos o situaciones discriminatorias, informa el ejecutivo en una nota de prensa.

Ha asegurado que se está trabajando para crear, estructurar y coordinar una red formada por instituciones públicas y entidades sociales y así reforzar la capacidad de lucha contra la discriminación.

También se creará un registro a nivel autonómico de los casos de discriminación atendidos por esta Oficina y por las entidades sociales que permita tener una visión global de los tipos de discriminación existentes en Aragón y de los colectivos que más la sufren, para que una vez analizados estos datos sea más efectiva la organización de políticas dirigidas a erradicar las situaciones discriminatorias.

Otra de las funciones de esta oficina es sensibilizar tanto a la población como al personal de las administraciones públicas para evitar conductas discriminatorias, tanto conscientes como inconscientes.

"Queremos fomentar la igualdad de oportunidades para todas las personas, sin discriminación por razón de sexo, raza u origen étnico o extranjero, religión, convicciones, discapacidad, edad, orientación sexual o identidad de género", ha explicado Sevillano.

La filosofía de la Oficina Aragonesa contra la Discriminación es trabajar de forma colaborativa con las entidades sociales y con otras administraciones, con las que se han mantenido una treintena de entrevistas y contactos.

Fruto de esta colaboración ya se han atendido cinco casos, de los que tres son del ámbito laboral: uno en la administración pública y dos en la empresa privada.

Los motivos de discriminación alegados fueron la discapacidad, el género y la cultura o religión. Otro de los casos denunciados se refiere a una situación de discriminación en un lugar público hacia una persona con discapacidad. El último se refirió a un hecho discriminatorio en las condiciones de acceso a un servicio público por razones de orientación sexual.

La Oficina Aragonesa contra la Discriminación atiende las quejas y denuncias en el correo electrónico Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. y en el teléfono gratuito 900 104 672.

¿Te interesa el contenido?