Las personas con VIH no pueden ser taxistas en Madrid

  • Los taxistas no podrán llevar chándal, pantalones cortos, ni zapatillas de deporte.

  • Deberán subir o bajar el volumen de la radio, a gusto del pasajero.

  • Tendrán que respetar la decisión del usuario sobre el aire acondicionado.

taxi madrid25/10/2012 - Madrid La ordenanza municipal de 1980 obligaba a los taxistas a contar con un certificado de buena conducta expedido por el Ayuntamiento y a no haber cometido ningún delito en los dos años previos a pedir la licencia. Tampoco podían "tener enfermedades infecto-contagiosas, como el sida" (que no es contagiosa), aunque, por entonces, esa prohibición se hizo pensando en la tuberculosis. 

La nueva norma, que el Gobierno municipal (PP) ha aprobado hoy aunque aún tardará semanas en entrar en vigor, elimina el certificado de buena conducta pero mantiene la discriminación contra los enfermos de sida, heredada de un reglamento de la Comunidad.
Además, exige el certificado de la Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO) para las nuevas licencias; en su redacción actual, este requisito es extensible también para todas aquellas que se renueven (es obligatorio hacerlo cada cinco años), pero el Ayuntamiento se ha comprometido a enmendar el texto.

Según ha informado la alcaldesa, Ana Botella, en rueda de prensa tras la Junta de Gobierno, en la Ordenanza se incluyen también algunos "consejos" sobre una "corrección lógica" en el atuendo y la higiene de los taxistas, ya que "muchas veces", ha dicho, "la primera cara" que ven los turistas al llegar a la ciudad es la del conductor que les lleva a su hotel.

Los taxistas no podrán llevar camisetas sin mangas, sandalias, calzado deportivo o de baño y deberán llevar siempre el calzado con medias o calcetines, según establece la nueva ordenanza.

En la norma también se recoge la obligatoriedad de subir y bajar el volumen de la radio o incluso apagarla si el pasajero así lo solicita. Además deberán respetar la decisión del usuario sobre el aire acondicionado.

Tarifa fija al aeropuerto

Los precios los sigue decidiendo cada año el Ayuntamiento. Pero la norma incluye un nuevo paquete de tarifas fijas para los desplazamientos desde o al aeropuerto, que podrían variar según la zona de la ciudad (aún sin definir). Esto podría extenderse además a “instalaciones deportivas, estaciones de tren o autobuses, recintos feriales, cementerios y otros”.

Ahora existe un suplemento de 5,5 euros al aeropuerto y de 3 euros a estaciones de tren o recintos feriales, pero el precio final depende del taxímetro. En cuatro años, además, todos los vehículos deberán poder cobrar con tarjeta de crédito.

En el caso de los coches requeridos por teléfono, el servicio se considera iniciado al recibirse la petición, y se cobrará al usuario el desplazamiento hasta el lugar en el que se le recoja. Sin embargo, se establecerá un límite máximo, aún sin definir, que variará según la zona de tarifa (A o B).

Los taxistas, sorprendidos

Las dos principales asociaciones del sector, según recoge RTVE.es, coinciden con el Ayuntamiento en la necesidad de marcar unas condiciones mínimas en la vestimenta de los taxistas, y exigir el certificado de la Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO) para obtener una licencia. Sin embargo, desconocían que el Gobierno municipal fuera a hacer extensiva esa obligación a todos los conductores, y que los enfermos de sida fueran a ser discriminados.

Julio Moreno, presidente de la Asociación Gremial, que aglutina dos tercios de las licencias, considera que “más del 90% de los taxistas van en condiciones adecuadas, pero en un sector con más de 22.000 profesionales de vez en cuando se dan algunas irregularidades que perjudican a todo el colectivo”. Por eso ve “adecuadas” la normativa: “No se está pidiendo traje, corbata y gorra”. Cree “fundamental” que se exija la ESO a los nuevos taxistas, pero entiende como “problemático” que se extienda, como hace la norma, al resto.

En eso coincide Mariano Sánchez, presidente de la Federación Profesional, que representa a 5.000 taxistas, que ve “oportuno” tanto exigir “una adecuada vestimenta” como “incorporar la ESO”, aunque, en este último caso, solo “como demanda de futuro”.

¿Te interesa el contenido?