El ministro del Interior mantiene su postura contra el matrimonio igualitario

Jorge Fernández Díaz ha asegurado este martes que acata la ley y, por tanto, el matrimonio entre personas del mismo sexo, si bien ha recalcado que esto no significa que no tenga "el derecho democrático a discrepar de la ley" porque le ampara la "libertad de expresión y de conciencia".

jorge fernandez diaz07/02/2013 "Tengo el deber de acatar la ley, y la acato, y tengo el derecho democrático a discrepar de la ley, desde el pleno derecho a todas las personas", ha explicado Fernández Díaz en declaraciones a los medios en el Senado al ser preguntado por la polémica suscitada por las palabras que pronunció la semana pasada en las que defendía que el matrimonio entre homosexuales "no debe tener la misma protección por parte de los poderes públicos que el matrimonio natural" porque, entre otras cosas, "la pervivencia de la especie no estaría garantizada".

Según ha destacado el ministro, estas declaraciones las pronunció "en un contexto muy específico", concretamente en un coloquio sobre 'Religión y Espacio Público' celebrado en la Embajada de España ante la Santa Sede en Roma, y "desde un absoluto respeto a todas las personas y por supuesto a la ley".

Fernández Díaz ha insistido en que sus palabras corresponden a su "concepción de la institución del matrimonio" que ya expuso durante toda la tramitación de la Ley de Matrimonio Igualitario en el Congreso en el año 2005 así como en el recurso que interpuso el PP ante el Tribunal Constitucional.

Además, ha recordado que el vicepresidente de dicho tribunal, Ramón Rodríguez Arribas, se manifestó en parecidos términos en el voto particular que emitió cuando se publicó la sentencia el pasado noviembre.

"Se puede discrepar"

En cualquier caso, el ministro ha remarcado que, "como no puede ser de otra manera", tiene el "deber de acatar la ley" y que por ello la acata, pero ha subrayado que "se puede discrepar democráticamente de la ley haciendo uso del derecho a la libertad de expresión".

En respuesta al portavoz de ICV en el Congreso, Joan Coscubiela, quien ha calificado las palabras del ministro de "desafortunadas" y las considera "tonterías reaccionarias", Fernández Díaz ha señalado que no tiene "ganas de debatir sobre este tema", pero ha recalcado que "cada uno tiene derecho a pensar lo que quiera", tras lo cual ha censurado que "algunos, desde la tolerancia, nieguen la libertad de expresión a otros".

"Se puede y se debe acatar la ley, y se puede discrepar democráticamente de la ley haciendo uso del derecho a la libertad de expresión. Tan democrático es una cosa como la otra. Y yo como ministro tengo derecho a la libertad de expresión y a la libertad de conciencia. Tengo el deber de acatar la ley y tengo el derecho a discrepar", ha subrayado.

Sobre este asunto se ha pronunciado esta mañana el portavoz adjunto del PP en el Congreso, José Antonio Bermúdez de Castro, quien ha insistido, como ya han hecho otros compañeros de partido, en enmarcar las declaraciones del titular de Interior en el ámbito personal del ministro y ha afirmado que no se corresponden con la postura del PP.

¿Te interesa el contenido?