Activistas LGTB piden a Reino Unido que paren la deportación de una lesbiana a Uganda por temer por su vida

La mujer escapó de las fuertes leyes homófobas que existen en el país africano tras ser objeto de un "exorcismo". El Ministerio del Interior inglés, sin embargo, no tiene claro que sea lesbiana y tiene previsto enviarla de vuelta el 8 de diciembre .

Lesbiana Deportada

Activistas y grupos a favor de la comunidad homosexual así lo han denunciado y piden a la población que firmen en change.org para parar la deportación de Judith Twitth Twikireze cuya fecha es el lunes que viene. Esta ugandesa es una de las muchas personas afectadas por las políticas que se están haciendo en Uganda para privar de derechos a la población gay. Out and Proud Diamond (colectivo LGTB africano) asegura que Judith corre un riesgo muy elevado de morir o sufrir represalias si vuelve a Uganda.

El pasado 29 de septiembre las autoridades inglesas llamaron a Judith para que apelara su asilo. Varios días más tarde el Centro de detención de inmigrantes rechazó la solicitud. Los motivos que señalan es que no fue probada su sexualidad a pesar de los informes presentados a las autoridades. Dichos informes incluye que Judith sufrió un terrible exorcismo, sin embargo, “no prueban que fuera por su condición sexual”.

Un portavoz del Ministerio del Interior dijo a la web Pinknews que Reino Unido tiene una orgullosa historia de la concesión de asilo a los que necesitan nuestra protección y consideramos cada reclamo por sus propios méritos”; dice. “Creemos que los que no tienen derecho a estar en el Reino Unido deberían de regresar a su país de origen. Cuando se niegan a hacerlo tomaremos medidas”, dice.

Un informe, sin embargo, publicado en octubre por John Vine, inspector jefe de fronteras e inmigración apunta que una quinta parte de las entrevistas de asilo gay llevada a cabo por los trabajadores sociales del Ministerio del Interior tenían estereotipos y preguntas de carácter insatisfactorio. Esta situación, ademas, coincide con que ahora la Unión Europea prohíbe las pruebas para determinar si los solicitantes de asilo son homosexuales. Mientras tanto, el tiempo sigue corriendo para Judith que de no ser paralizada la deportación volverá a Uganda en un avión sin retorno.

¿Te interesa el contenido?