EE UU no entregará a Filipinas al marine acusado de matar a una joven transexual

"Estados Unidos retendrá la custodia de Pemberton como marca el Acuerdo de Fuerzas Visitantes de EU y Filipinas", informó en un comunicado la delegación estadounidense, y precisó que no tiene obligación de entregarlo "hasta que no haya finalizado el proceso judicial".

Joseph Scott PembertonEl marine estadounidense Joseph Scott PembertonLa Embajada de Estados Unidos en Manila afirmó ayer que, en virtud de un acuerdo militar bilateral, no entregará a las autoridades filipinas al marine estadounidense Joseph Scott Pemberton, acusado de haber asesinado a una transexual el pasado octubre en una ciudad del norte del país.

"Estados Unidos seguirá trabajando estrechamente con el Gobierno de Filipinas para asegurar que se hace justicia y que se protegen los derechos de todas las personas. Esto incluye presentar al sospechoso cuando lo requiera el sistema judicial de Filipinas", añadió la nota diplomática.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Filipinas pidió la noche del martes a EE UU la custodia del marine, horas después de que un juzgado emitiera una orden de arresto contra Pemberton, que el lunes pasado fue acusado formalmente del asesinato de Jennifer Laude.

El marine se encuentra bajo custodia de las autoridades estadounidenses pero confinado en las dependencias del cuartel general de las Fuerzas Armadas de Filipinas, conocido como Campo Aguinaldo, aislado del resto de los detenidos y custodiado por soldados de ambos países.

"Aunque esté en Campo Aguinaldo, la zona en la que se encuentra es técnicamente territorio de Estados Unidos", explicó hoy el viceministro de Justicia de Filipinas, Jose Justiniano.

La Policía encontró en octubre el cadáver semidesnudo de Laude en la habitación de un hotel de la localidad de Olongapo, a unos 100 kilómetros al noroeste de Manila, en la que había entrado poco antes acompañada del marine. Según la investigación médica policial, Laudi falleció por ahogamiento.

Olongapo, una de las localidades filipinas que mayor número de turistas sexuales recibe, se encuentra a escasos kilómetros de la bahía de Subic, donde Pemberton participaba en unos ejercicios militares que, con carácter anual, organizan las Fuerzas Armadas de ambos países.

La muerte de Laude ha causado indignación entre los filipinos, que exigen que se haga justicia y los más nacionalistas critican la presencia de militares estadounidenses en el país.

Filipinas vivió una situación similar en 2006, cuando EE UU se negó a entregar a las autoridades del país a un soldado procesado y condenado a 40 años de prisión por violar a una mujer en la bahía de Subic, y que finalmente fue absuelto.

¿Te interesa el contenido?