Organización LGTB denuncia la pasividad de las fuerzas de seguridad frente al acoso sufrido por un grupo de evangélicos

  • Los sujetos persiguieron a los activistas durante varias calles, cercándoles el paso e insultándoles tras el debate parlamentario en favor de la unión civil entre personas del mismo sexo en Chile.

  • El grupo de acosadores era liderado por el conocido como "Pastor Soto", un fundamentalista religioso, que reiteradamente ha arremetido contra los activistas de la organización LGTB.

pastor soto acoso movilh

El Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) denunció que el pasado lunes “nuestros activistas padecieron continuas agresiones en manos de diez evangélicos encabezados por Javier Soto, los cuales nos acosaron durante horas y por varias cuadras”.

Tras la tramitación del Pacto de Unión Civil (PUC) en el Congreso Nacional de Santiago, “estos sujetos nos lanzaron ofensas en la mañana, a la hora de almuerzo, en la tarde y en la noche, teniendo como blanco de sus críticas a nuestros activistas Óscar Rementería, y especialmente, a Rolando Jiménez”, afirman desde el Movilh.

En “todas las ocasiones que salimos del Congreso estos sujetos nos persiguieron hasta el centro de Santiago, nos gritaron ofensas a centímetro de distancia, nos pusieron la Biblia sobre la cara, nos cercaron el paso, nos grabaron poniendo cámara sobre nuestros rostros y nos denigraron frente a los transeúntes”, han denunciado. Lo que motivó que “hiciésemos una denuncia ante carabineros, mientras Soto y otro sujeto, que fueron los más agresivos, arrancaron en ese momento del lugar, en especial al ver que los transeúntes comenzaron a enfrentarlos y a solidarizar con nosotros”.

“Una vez en la comisaría, donde fui a estampar la denuncia, sorpresivamente llegó un amigo de Soto, al que había empujado por no dejarme avanzar tranquilamente, para acusarme de agresión, diciendo que le había dado combos. Tras dos horas de estos hechos, llegó Soto a la Comisaría y comenzó a llamar a los medios para denunciar acoso de parte del Movilh”, indicó Jiménez.

“Esta infamia, que pensamos estuvo planeada por estos desquiciados, ya no tiene límite, por lo que agotaremos todas las instancias legales para encerrar a estos sujetos. Ser acosado desde la mañana hasta la noche y estar por casi cuatro horas en una Comisaría esperando que un fiscal decida que pueda hacer frente a una denuncia, es producto de un acoso extremo, desquiciado, cuyas consecuencias, son impredecibles, pues no sabemos de que más serían capaces Soto y sus seguidores”, añadió el activista.

Desde la asociación han declarado que “queremos repudiar el accionar a todas luces negligente de Carabineros. Ellos han sido testigos de estos ataques a nuestros activista en muchas oportunidades. En muchos videos se ha podido ver que no han hecho nada, absolutamente nada, sólo miran”. Y añadieron que “esto se trata de falta al deber, pues nadie puede afirmar que Soto está predicando cuando nos dice sucios, pervertidos y abusadores de niños públicamente. Eso no es prédica, es acoso homofóbico y la obligación que tiene la policía, dada la vigencia de la Ley Zamudio, es detenerlos. Por este enviaremos una carta de reclamo al general de Carabineros, Gustavo González Jure”.

“Es una responsabilidad ética y social enfrenar entre todas y todos estos abusos, así como de la sociedad toda el ser crítica y denunciante de estos hechos que dañan profundamente la dignidad de seres humanos sólo por su orientación sexual”, puntualizó la organización.

El conocido como "Pastor Soto" ya fue expulsado de las instalaciones del Parlamento de Chile después de insultar e intentar agredir a varios legisladores por su apoyo al Pacto de Unión Civil.

¿Te interesa el contenido?