Marruecos expulsa a una española activista en derechos homosexuales

Detenida en su domicilio de Rabat y trasladada por agentes de policía hasta el puerto de Tánger, donde fue obligada a embarcar en un ferry hasta la localidad española de Algeciras.

El Gobierno de Marruecos expulsó este pasado miércoles a una activista española de la organización Novact, que en Marruecos ha promovido actos de defensa del colectivo homosexual, informaron este jueves fuentes policiales y de Novact.

El Ministerio del Interior acusó este jueves a la activista, que no identifica, de "apadrinar acciones no autorizadas en el marco de las ofensivas emprendidas por organizaciones extranjeras que sostienen causas de conductas desviadas", en alusión a la homosexualidad. Fuentes de Novact confirmaron que se trata de su delegada en Marruecos, L.V., quien fue detenida este pasado miércoles en su domicilio de Rabat y trasladada por agentes de policía hasta el puerto de Tánger, donde fue obligada a embarcar en un ferry hasta la localidad española de Algeciras.

L.V. ya fue expulsada el pasado 22 de mayo, siendo entonces la causa oficial irregularidades en su estatus migratorio. En un comunicado, el Ministerio del Interior subraya que en esta ocasión la activista "entró con un nuevo pasaporte y esgrimiendo una identidad diferente". "Ante la gravedad de los hechos, el ministro del Interior marroquí se puso en contacto con el español para pedir explicaciones sobre el hecho de que pudiera haber conseguido dos pasaportes con identidades distintas para así burlar la vigilancia de las autoridades", se indica en la nota.

También el consejero político de la Embajada de España en Rabat, Encargado de Negocios en ausencia del embajador, fue convocado para que ofreciese explicaciones sobre "las organizaciones que dirigen y apoyan a esta persona en estos actos hostiles contra Marruecos".

Hasta tres años de cárcel en Marruecos a quien cometa "actos contra natura con individuos de su mismo sexo"

Sin embargo, fuentes oficiales españolas en Rabat conocedoras del caso confirmaron que el pasaporte utilizado en esta ocasión por L.V. era perfectamente legal, y se trataba simplemente de un nuevo pasaporte, siendo su número distinto al anterior.

En todo caso, Interior considera que "la actividad hostil de esta ciudadana española debe ser relacionada con las actividades de dos ciudadanas francesas expulsadas el martes", en referencia a las activistas de Femen expulsadas del país tras posar y fotografiarse semidesnudas en un monumento de Rabat en un acto contra la homofobia. Del mismo modo, también tiene que ver con "la exhibición impúdica" de dos jóvenes marroquíes de este pasado miércoles, en el mismo monumento de Rabat, tras lo que fueron inmediatamente detenidos.

El Ministerio proporciona los nombres e incluso sus fotografías. Para Marruecos, "estas maniobras de provocación y acoso, dirigidas por organismos extranjeros que violan deliberadamente las leyes marroquíes, atentan contra los fundamentos sociorreligiosos de la sociedad marroquí y contra la moralidad pública". Por ello, son actos "inadmisibles parar la sociedad marroquí, sin distinción", se añade en el comunicado, en referencia a la gran reprobación social que tiene la homosexualidad.

El artículo 489 del Código Penal marroquí castiga con penas de hasta tres años de cárcel a quien cometa "actos contra natura con individuos de su mismo sexo", y en el actual anteproyecto gubernamental de reforma del código esta pena no va a variar; al contrario, las multas asociadas a él van a multiplicarse por veinte".

Delegada de Novact, Instituto Internacional para la Acción Noviolenta

Novact considera que la expulsión de su delegada en Marruecos debe enmarcarse en un contexto de notable deterioro de los derechos y libertades fundamentales de la población marroquí.

La detención y expulsión de nuestra delegada es un capítulo más de esta campaña institucional represiva ante aquellas organizaciones y movimientos sociales que defienden los derechos humanos.

Fue detenida por tres policías de paisano en la puerta de su domicilio

Ayer a las 18:30 horas, fue identificada y detenida por tres policías de paisano en la puerta de su domicilio y expulsada del país, tras varias horas de interrogatorio. El Ministerio de Interior marroquí ha comunicado que su situación administrativa era irregular, y ha apuntado en clara referencia a su actividad como cooperante de Novact que la defensa de los derechos civiles y sociales por la que trabajaba eran “acciones no autorizadas [...] que apoyan las causas de la desviación de la moral”.

El pasado 22 de mayo, cuando se dirigía al aeropuerto para un viaje de trabajo a Barcelona, también fue retenida durante unas horas, informándole de una orden de expulsión que nunca se hizo oficial. El pasado 1 de junio regresó a Rabat sin problemas en la frontera.

¿Te interesa el contenido?