La lucha de un sirio gay para no ser deportado llega a Estrasburgo

Un grupo de abogados alemanes ha presentado una solicitud ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos para detener la deportación de un refugiado sirio homosexual al que se le ha denegado el asilo en Grecia y que ha recibido amenazas de Daesh.

La solicitud informa de que el hombre, que trabajaba en la industria petrolera, había sido amenazado de muerte por Daesh si no volvía a Siria para trabajar en las operaciones petroleras del grupo terrorista.

El Gobierno griego rechazó su solicitud de asilo, junto a la de otra persona, de un grupo de 30 solicitantes. "La decisión es incomprensible, especialmente teniendo en cuenta su orientación sexual", ha declarado un portavoz del grupo Pro Asyl, Karl Kopp, haciendo referencia a la persecución que los homosexuales sufren en los territorios bajo el control de Daesh. "Hemos llevado a cabo medidas temporales por que el hombre estaría en un grave riesgo si regresa a Turquía", ha añadido.

El hombre ahora se encuentra en una comisaría de Lesbos esperando la deportación. Tres abogados de Pro Asyl se han unido a un abogado local en Lesbos y al consejo griego de refugiados (GCR) para solicitar ante el tribunal en Estrasburgo que se cancele la deportación de manera provisional, para así poder avanzar en el caso.

Además, en un comunicado la organización Pro Asyl ha denunciado que Turquía es uno de los países más discriminatorios para los homosexuales y donde éstos sufren más problemas y peligros.

Este sería el primer caso en el que se pone en cuestión ante Estrasburgo el acuerdo al que llegaron Turquía y la Unión Europea que permite al Gobierno griego deportar al país vecino a todos los refugiados que lleguen de manera ilegal. Normalmente, Estrasburgo atiende las solicitudes de acciones temporales mucho más rápido que otro tipo de apelaciones.

¿Te interesa el contenido?