África y la homosexualidad, una relación conflictiva

Sudáfrica reconoce las bodas gais desde el 2006, aun así la homofobia sigue presente en casi todos los países.

africa, lgtb17/2/2012 - Jordi Sánchez | La homosexualidad es y ha sido siempre un punto conflictivo en el país africano. Algunos países han adoptado leyes muy represivas contra los gais, incluso el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, ha pedido a los países que respeten los derechos de la comunidad LGTB.

Pero, ¿cuáles son exactamente las leyes presentes en cada país? ¿Se trata la homosexualidad igual en todos los países? Lo cierto es que, aunque en varios países la homosexualidad sigue siendo un tema tabú, existen ciertas zonas con tolerancia.

En Gambia la homosexualidad puede ser condenada con penas de hasta 14 años de prisión, inclusive el presidente, Yahya Jameh, ha declarado que los homosexuales son perseguidos y expulsados de sus domicilios.

Uganda tiene penas de prisión largas y recurre a la pena de muerte en ciertos casos.

En Nigeria se prevé una ley que traerá importantes penas de prisión para los contrayentes de bodas homosexuales. Además, toda manifestación pública de afecto entre personas del mismo sexo serán prohibidas.

En Botsuana, una nueva organización llamada "Lesbianas, gays y bisexuales de Botsuana" ha demandado al gobierno para obtener la derogación de una ley sobre la sodomía.

En Marruecos, el Código Penal condena a los protagonistas de "actos licenciosos contra natura con un individuo del mismo sexo" con penas que van de 6 meses a 3 años de prisión. Sin embargo, existe una tolerancia para penarlo solo de forma pública, no privada.

Hay países en los que la homosexualidad es ilegal, como Senegal, Chad, Camerún, Kenia, Tanzania y en los países del Magreb, aunque con diferencias entre los países. Un informe de Amnistía Internacional denuncia los "arrestos arbitrarios, torturas y juicios injustos" contra la comunidad homosexual en Senegal.

En Túnez la sodomía entre adultos de común acuerdo es castigado con hasta tres años de prisión. No obstante, después de la revolución ha surgido una revista destinada al público gay, "Gayday magazine".

En Zimbabue el propio presidente, Robert Mugabe, dijo públicamente que los homosexuales son "peores que los perros y los cerdos". Pese a eso, el primer ministro, Morgan Tsvangirai, ha dado a entender que se van a respaldar los derechos gais en la nueva Constitución que está siendo elaborada.

El Código Penal de Benín reprime a los que protagonizan actos "contra natura con un individuo del mismo sexo". Aun así, los homosexuales comienzan a asumir su identidad y algunos se expresan en los medios.

Malaui adoptó en 2010 una ley que castiga las "prácticas indecentes" en las mujeres con penas de hasta cinco años de prisión. Sin embargo, el gobierno anunció recientemente que revisaría las leyes contra los gais.

En la República Democrática del Congo no existe una ley represiva y los barrios de gais son tolerados, pero en la vida cotidiana los homosexuales sufren discriminaciones.

Algunos países no reprimen la homosexualidad como Gabón o Costa de Marfil, incluso otros, como Sudáfrica, adoptan posiciones positivas a favor de la homosexualidad.

Desde que terminó el régimen del apartheid en 1994, Sudáfrica tiene uno de los marcos jurídicos más liberales del mundo. La Constitución prohíbe toda discriminación por orientación sexual. El Parlamento legalizó las bodas homosexuales en 2006, lo que convirtió al país en el único del continente en reconocer las uniones entre personas del mismo sexo.

¿Te interesa el contenido?