La Dirección de Notarios prohíbe realizar matrimonios homosexuales en Costa Rica

El Gobierno costarricense solicitó en el 2016 a la CorteIDH que emitiera una opinión consultiva acerca de los derechos de la población LGBTI (lesbiana, gay, bisexual, transgénero e intersexo).

La Dirección Nacional de Notariado de Costa Rica informó ayer de que los notarios públicos tienen, por el momento, prohibido realizar matrimonios entre homosexuales, mientras tanto no se produzca una reforma legislativa.

El Consejo Superior Notarial tomó esta decisión en una sesión extraordinaria celebrada el jueves luego de la opinión consultiva de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) favorable al matrimonio igualitario.

Este acuerdo se da luego de que una pareja homosexual anunciara que se casará mañana sábado en Costa Rica, aunque todavía no puede inscribirse ante el Registro Civil.

El acuerdo 2018-002-024 indica que "hasta tanto no se produzca una reforma legislativa, o se emita una sentencia anulatoria en la vía constitucional, las normas que regulan el matrimonio en Costa Rica, en concreto el artículo 14 inciso 6 del Código de Familia, se mantienen vigentes, y por tal razón los notarios públicos, en el ejercicio de su función, deben apegarse a las mismas".

El artículo 14 inciso 6 del Código expresa que: "Es legalmente imposible el matrimonio entre personas del mismo sexo".

El Consejo Superior Notarial también cita parte de la opinión consultiva de la CorteIDH en la que expone que el Tribunal internacional "no puede ignorar que es posible que algunos Estados deban vencer dificultades institucionales para adecuar su legislación interna y extender el derecho de acceso a la institución matrimonial a las personas del mismo sexo".

El costarricense Mario Arias y el venezolano Roberth Castillo dijeron a medios locales que la opinión emitida por la CorteIDH es suficiente sustento legal para que se avale el matrimonio, y que por ello una notaria pública los casará el sábado y luego pedirá al Registro Civil que inscriba oficialmente su unión.

La boda de Arias y Castillo será la primera que se haga en forma pública. Hay otras cuatro parejas que lo han hecho en el ámbito privado y que están a la espera de las decisiones pertinentes para acudir al Registro Civil a inscribir su matrimonio.

El Gobierno costarricense solicitó en el 2016 a la CorteIDH que emitiera una opinión consultiva acerca de los derechos de la población LGBTI (lesbiana, gay, bisexual, transgénero e intersexo).

En 2017 la CorteIDH efectuó una audiencia y recibió opiniones de diversas organizaciones, personas y Gobiernos del continente, y la semana pasada hizo pública su opinión consultiva, que entre otras cosas, dice que los Estados tienen la obligación de garantizar los derechos familiares a las parejas del mismo sexo, entre estos el matrimonio.

El Gobierno de Costa Rica celebró esta resolución como un triunfo en materia de derechos humanos y notificó a todos los poderes del Estado para que determinen los pasos a seguir en sus respectivos ámbitos.

¿Te interesa el contenido?