Neonazis atacan brutalmente a pareja lésbica en Chile

Las afectadas, que fueron agredidas frente al padre y la hija de menor de edad de una de ellas, quedaron con múltiples hematomas, traumatismo craneoencefálico cerrado y fractura ocular.

 
Felipe Andrés Villarroel Álvarez, identificado como uno de los agresores

13/12/2012 El Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) presentó hoy en el Juzgado de Garantía de Viña del Mar una querella por "lesiones graves, lesiones leves y amenazas" contra un sujeto y dos mujeres neonazis que agredieron física y verbalmente a una pareja lésbica, M.C (39) y P.A (42), y a la hija y al padre de una de ellas.

A la querella, patrocinada por la abogada Rubi Cabrera, se anexaron pruebas sobre la ideología neonazi de Felipe Andrés Villarroel Álvarez, en especial fotografías donde el sujeto aparece portando armas, con uniforme militar y con tatuajes de la esvástica en su cuerpo. La acción legal se presentó también contra las otras dos agresoras, Claudia Catalina Acevedo Ceballos y María Cristina Torres Hernández.

"Esta agresión de odio fue brutal, infame, cobarde, motivada sólo por la orientación sexual de la pareja y dada sus característica. Si bien las afectadas denunciaron los atropellos ante Carabineros y Villarroel estuvo preso por algunas semanas, las mujeres siguen siendo hostigadas verbalmente y temen por su vida, pues el sujeto vive a pasos de su casa", sostuvo el presidente del Movilh, Rolando Jiménez.

Los hechos ocurrieron el pasado 16 de octubre cuando las afectadas estaban atendiendo un almacén, ubicado en el domicilio que comparten con la hija y el padre de P.A, en Viña del Mar.

Al lugar, y sin razón alguna, llegó Villarroel junto a dos mujeres para agredir a la pareja, tratándolas de "lepra de la humanidad" y "mariconas", entre otros insultos, y efectuando amenazas de muerte el saludo fascista, acompañado de la frase "Heil Hitler".

"¿Quieren que las mate ahora misma mariconas de mierda? ¿Quieren que les raje la guata mariconas? Ven lo que tengo aquí", dijo el hombre mientras atacaba y mostraba la esvástica que tiene tatuada en su brazo izquierdo, cerca de la muñeca, para salir luego del lugar.

En ese momento las mujeres llamaron a carabinero y minutos después a la calle para ver si venía la policía. Al instante, los agresores ingresaron nuevamente al almacén e incrementaron su violencia.

Los neonazis se abalanzaron sobre M.C y PA, propinándoles golpes de pies y puños en su cabeza, cuerpo y partes íntimas. Fueron agredidas incluso cuando estaban en el suelo después de caer producto de los primeros impactos. La situación fue tan grave, que P.A perdió el conocimiento por unos instantes.

Una vez recuperada la conciencia, P.A sintió la voz de su hija menor de edad que se acercaba, por lo que se levantó del suelo para evitar que le hicieran daño. Ante ello, y frente a su hija, lo agresores volvieron a golpearla, quedando la menor en estado de shock.

La misma suerte corrió el padre de P.A, un hombre enfermo de cáncer gástrico que al sentir los ruidos se apostó en el lugar para defender a su familia, recibiendo un golpe en el estómago

Como consecuencia, MC quedó con múltiples hematomas y un Tec cerrado y licencia médica por 15 días. En tanto, P.A quedó una fractura ocular y Tec cerrado, además de múltiples hematomas.

"Antes de la agresión, ambas teníamos una vida normal, y ahora vivimos atemorizadas. Incluso a veces no podemos abrir nuestro negocio, ya que a pesar de contar con medidas de protección y prohibición de los atacantes de acercase a nosotras o nuestros domicilios, circulan por los alrededores burlándose o diciendo ofensas", relataron las afectados.

El temor ha incrementado luego de descubrirse fotografías de uno de los agresores, donde aparece en forma intimidante portando armas, con uniforme y con símbolos neonazis tatuados, precisó el Movilh.