Reikiavik propone romper su 'hermanamiento' con Moscú por la legislación homofóbica rusa

Jón Gnarr, el alcalde de la capital islandesa, ha manifestado su deseo de revisar formalmente o incluso romper las relaciones políticas y culturales de la ciudad con Moscú como consecuencia de la aprobación de la ley contra la "propaganda homosexual".

Jón Gnarr, alcalde de Reikiavik, travestido en la celebración del Orgullo en la ciudad18/07/2013 - Ángel Ramos Según el acuedo entre Reykjavik y Moscú, firmado en el año 2007, estas ciudades se comprometieron a cooperar conjuntamente en asuntos de familia. Sin embargo, la ruptura de las relaciones podría suponer la primera consecuencia real política –la UE solo se ha pronunciado en contra, sin ninguna medida para combatir esta iniciativa ni ninguna sanción concreta– desde que Rusia aprobara la ley que silencia e invisibiliza al colectivo LGTB en el país, impide la adopción internacional de niños y niñas rusos por parte de familias homoparentales extranjeras y que incluso permite al Estado multar y arrestar a cualquier persona, incluidos turistas, que pretenda hacer visible la realidad LGTB públicamente.

Por estos motivos, el Consejo de la ciudad ha emitido un comunicado en el que explicita que: "A la luz de los acontecimientos relacionados con los asuntos de las personas homosexuales, bisexuales y transexuales que han tenido lugar en Rusia en los últimos meses, el fiscal del distrito, la Oficina de Derechos Humanos, la Oficina del alcalde de Reikiavik y el más alto funcionario administrativo del Ayuntamiento de Reykjavik proponen enmiendas o la terminación del convenio de colaboración entre Reikiavik y Moscú, en colaboración con el Ministerio de Relaciones Exteriores".

El mes pasado, Gnarr, que se ha erigido como gran defensor de los derechos del colectivo LGTB en la ciudad, llegando a participar en el Orgullo de Reikiavik vestido de drag queen, lo que ya se ha convertido en una tradición, envió un mensaje a su homónimo en Moscú instándole a alentar a las autoridades rusas a no prohibir el Orgullo en el país de Putin.

¿Te interesa el contenido?