Brunéi impondrá la lapidación a los gays a partir del 1 de abril

  • El sultán ha firmado esta legislación que supone poner en vigor la Sharia a nivel nacional. Se castigará con la flagelación y con la muerte a los homosexuales.

  • Brunéi será el primer país del sudeste asiático en instaurar esta ley islámica y se equiparará a territorios como Irán o Arabia Saudí.

sultan bruneiLa comunidad homosexual será perseguida a partir del próximo 1 de abril en Brunéi. Ese día, el sultán del país, Hassanal Bolkiah, firmará hacer extensible la Sharia a todo el territorio nacional y a toda la población. Esto supondrá castigar de manera sistemática a los homosexuales que sean reconocidos como tales. Es un caso excepcional en el sudeste asiático, pero no en el resto del mundo donde podemos ver ejemplos en Irán o Arabia Saudí.

La flagelación y el asesinato se practicarán a todos los gays y lesbianas que sean denunciados o reconocidos por la calle. De hecho, en la actualidad ya se castigan prácticas, como el sexo anal, con hasta 10 años de prisión. En el supuesto de que dos gays sean pillados practicándolo se les aplicará la pena de muerto por lapidación. La misma suerte correrán los adulteros homosexuales en base a la aplicación de la Sharia.

Solo por el hecho de ser gay o lesbiana, sin que haya pruebas de que han mantenido relaciones sexuales, serán castigados con la flagelación equiparándose a las mujeres que abortan a los alcohólicos.

Desde Tailandia, la Comisión Internacional de Juristas ha pedido explicaciones por carta al sultán y ha pedido que aclare esta legislación, ya que considera que "si se aplica el código daría lugar a graves violaciones de los derechos humanos al restablecer la pena de muerte e imponer otros castigos crueles e inhumanos como la lapidación, incluso por conductas que ni siquiera deberían ser consideradas criminales".

La situación real en Brunéi es la de una sociedad dividida entre los que piden no aplicar esta ley y se han organizado en redes sociales para exigir el respeto a los derechos humanos. Frente a ellos, quienes apoyan a la monarquía musulmana donde el sultán no solo reina sino que gobierna. Por tanto, su poder absoluto eclipsa al gobierno e impide cualquier amago de respuesta social ante lo que está ocurriendo.

La Comisión Internacional de Juristas ha advertido a Brunéi de los riesgos que implica rebelar a parte de la población con una Sharia generalizada. La pena de muerte no se aplica en este país del sudeste asiático desde 1957.

¿Te interesa el contenido?