La marcha gay de Turquía, con 10.000 participantes y mucha reivindicación política

"No he revelado aún que soy lesbiana ni a mi padre ni a mi madre, ni siquiera a mis amigos, hoy es la única vez en el año en que soy yo misma".

gay pride IstanbulUnas diez mil personas han participado hoy en Estambul en el 12º desfile del orgullo homosexual turco, con un cariz claramente político, un año después de las protestas contra el primer ministro islamista-conservador Recep Tayyip Erdogan.

Convocados por asociaciones de defensa de lesbianas, gay, bi y transexuales(LGBT), los manifestante ocuparon la avenida Istiklal, gran arteria peatonal de esta megalópolis turca, y la recorrieron durante dos horas bajo una miríada de banderas arco iris, y ante la estricta vigilancia de numerosos policías.
Como en cada Gay Pride, parte de los manifestantes reivindicaron su derecho a la diferencia.

"No he revelado aún que soy gay ni a mi padre ni a mi madre, ni siquiera a mis amigos" declaró una manifestante, Senef Cakmak. "Hoy, es la única vez en el año en que soy yo misma, que no lo escondo a nadie, y que puedo reivindicar el más lógico y natural de mis derechos", añadió.

A diferencia de lo que pasa en numerosos países musulmanes, la homosexualidad no está penalmente reprimida en Turquía, pero la homofobia es muy habitual, y a veces expresada de forma violenta.
En 2010, la ministra de la Familia y de la Mujer, Aliye Selma Kavaf, miembro del partido de Erdogan, había calificado la homosexualidad de "enfermedad" que debía ser "curada", lo que suscitó grandes críticas entre los militantes homosexuales.

Al margen del asunto de las minorías sexuales, varios manifestantes criticaron a Erdogan, en el poder desde 2003. Las asociaciones LGBT han estado en primer plano en las manifestaciones masivas de junio de 2013 para denunciar las derivas "autoritarias" e "islamistas" del jefe de gobierno turco.

Erdogan prevé anunciar el martes su candidatura a la elección presidencial de los 10 y 24 agosto, ante las que es favorito. Un eventual triunfo en la presidencia, por un mandato de cinco años, convertiría a Erdogan en el dirigente que más años se ha mantenido en el poder desde Mustafa Kemal Atatürk, fundador de la República de Turquía en 1923.

El cargo de presidente en Turquía, tal y como está definido en la Constitución de 1982, es en gran parte un cargo simbólico, con el poder político real concentrado en manos del primer ministro.

Pero Erdogan, que falló en 2013 en su intento de instaurar un régimen presidencial, dejó claro que utilizaría todos los poderes a su alcance y, sobre todo, que seguiría dirigiendo el país.

¿Te interesa el contenido?