Expertos plantean incrementar los test de VIH para ayudar al diagnóstico precoz

La cura del VIH ha dejado de ser un sueño para ser algo posible, aunque no se pueda predecir cuándo, según los expertos, que mantienen entre los retos para combatir la enfermedad la prevención y el diagnóstico precoz.

El sexto Congreso Nacional del Grupo de Estudio del Sida (Gesida) de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica, reúne desde hoy hasta el próximo viernes en Málaga a seiscientos médicos e investigadores para abordar la situación actual del VIH en España y debatir sobre los últimos avances clínicos.

La cura del VIH "hace unos años era un sueño" y ahora "entra dentro de lo factible porque se ha adquirido mucho conocimiento de los obstáculos" para lograrla, ha afirmado hoy en rueda de prensa el presidente de Gesida, Juan Berenguer.

La principal dificultad para alcanzar "lo que hasta hace poco era más bien una quimera" es el hecho de que el VIH tiene la capacidad de permanecer en estado de latencia en células del organismo en donde resulta invisible al sistema inmunitario, a pesar del tratamiento antirretroviral.

Aunque este tratamiento evita que el virus se replique y destruya progresivamente las defensas, no lo destruye, de manera que el virus permanece latente y tiene la capacidad de despertar cuando el tratamiento antirretroviral se interrumpe.

Los esfuerzos en investigación se dirigen a vencer esta barrera, pero no se sabe si la solución vendrá por la cura esterilizante que erradique el VIH del organismo, o por aquella que impida la replicación activa del virus en ausencia del tratamiento antirretroviral.

En el encuentro, los expertos también debatirán sobre prevención, así como sobre la necesidad de evitar retrasos en el diagnóstico y cómo frenar los nuevos casos de VIH, que fundamentalmente se producen en los hombres que tienen relaciones sexuales de riesgo con otros hombres en edades cada vez más tempranas.

El doctor Jesús Santos, del Hospital Virgen de la Victoria de Málaga, ha apuntado que si la mitad de los pacientes se diagnostican tarde significa que llevan años infectados y pueden transmitir la enfermedad.

"Alguien que se contagie hoy y se diagnostique dentro de cinco años tiene muchas ocasiones de transmitir la enfermedad", ha referido Santos, quien ha apostado por establecer estrategias que incrementen la prevención y el diagnóstico precoz.

En el mismo sentido, el jefe del servicio de Microbiología del Hospital San Cecilio de Granada, Federico García, ha apuntado que los pacientes no diagnosticados son los mayores transmisores de VIH porque tienen más cantidad de virus en sangre.

Según los expertos, la prevención no sólo compete a las administraciones sino que también abarca al ámbito educativo y la responsabilidad de aquellas personas que, pese a no tener sexo seguro, no se hacen un test de manera periódica.

En cuanto a la percepción que tiene la sociedad de la persona infectada de VIH, Santos ha indicado que ha mejorado en los últimos años, aunque todavía hay "cierto estigma" porque se trata de una enfermedad asociada a la transmisión por vía sexual.

¿Te interesa el contenido?