Los médicos de familia reconocen que les cuesta hablar de salud sexual

  • "Realmente hay mucha desinformación sexual, y nos movemos entre dos extremos: el sexo pornográfico, y el sexo romántico".
  • Las consultas de los chicos jóvenes que acuden a los ambulatorios son por la eyaculación precoz y la disfunción eréctil, y las mujeres por trastornos como anorgasmia o falta de deseo.

medico sexoLa Sociedad Catalana de Medicina Familiar y Comunitaria (CAMFiC), que agrupa a más de 4.300 médicos de familia de Cataluña, ha reconocido que los facultativos tienen dificultades para abordar los problemas de salud sexual de sus pacientes porque funcionan tabúes, estereotipos y falsas creencias sobre el sexo.

Según la médica de cabecera del servicio de atención primaria Barcelonès Nord y Maresme y miembro del Grupo de Sexualidad de la CAMFiC, Laura Clotet, "es curioso la naturalidad con la que en la consulta a veces preguntamos al paciente por sus heces, o el color y viscosidad de su esputo, y en cambio nos frenamos al hablar de sexo".

La doctora ha explicado que la sexualidad forma parte de la vida de las personas y, por tanto, una vivencia poco positiva puede afectar a su calidad de vida.

"Los médicos de familia deben ofrecer un espacio de escucha en la consulta para facilitar que la gente explique las diferentes situaciones de su intimidad sexual, y al mismo tiempo saber responder a estas consultas con naturalidad, huyendo de estereotipos o roles de género", ha defendido Clotet.

Según los médicos, muchas enfermedades crónicas frecuentemente se asocian con disfunciones sexuales, tanto relacionadas con factores físicos como emocionales o psicológicos.

"Como médicos de familia debemos poner nuestros conocimientos de medicina al servicio de los pacientes, sobre todo en momentos de enfermedad, y explicar por ejemplo a una persona con Parkinson como tomar la medicación para que en el momento de la actividad sexual el temblor o rigidez sea menos intenso, o a una persona con EPOC grave que haga antes del sexo media hora de oxígeno y un broncodilatador", ha puesto como ejemplo Clotet.

"Casi todos los medicamentos tienen efectos sobre la sexualidad, pero tener una patología crónica no significa tener que renunciar al sexo, sino adaptarse a la nueva situación", ha añadido.

Según la doctora, "hay que preparar el momento, elegir la hora del día en la que se tenga más energía y menos molestias, ajustar la medicación para que sus efectos faciliten la actividad sexual y huir de los mitos y las falsas expectativas: tanto si eres un hombre como una mujer, el sexo no es sólo penetración u orgasmo, los abrazos, las caricias y la aproximación afectiva también forman parte de la vivencia de la sexualidad".

"Realmente hay mucha desinformación sexual, y nos movemos entre dos extremos: el sexo pornográfico, y el sexo romántico. Necesitamos formación entre los propios médicos para huir de patrones erróneos y para saber hablar de sexo con nuestros pacientes", según Clotet.

La CAMFiC ha recordado que las consultas más habituales en los chicos jóvenes que acuden a los ambulatorios son la eyaculación precoz y la disfunción eréctil, y en las mujeres las consultas son por trastornos como anorgasmia o falta de deseo.

loading...
loading...

¿Te interesa el contenido?