La sanidad pública intervendrá de forma gratuita a personas con lipodistrofia facial causada por el VIH

Un 40% de los pacientes «tiene dificultad media o alta para asumir el tratamiento del VIH por miedo a desarrollar lipodistrofia, y un 19% ha pensado en abandonarlo».

lipodistrofia03/04/2012 - Pilar Márquez | Los pacientes que sufren VIH tienden a padecer lipodistrofia facial, que es un efecto secundario que causan los fármacos que controlan la enfermedad. Esto supone el mayor estigma a las personas que padecen esta enfermedad.

La cirugía consistiría en recuperar el aspecto saludable en las personas cuyos rasgos se han visto deformados por la enfermedad, una cirugía reparadora que consiste en inyectar la propia grasa o materiales sintéticos en las zonas donde se ha perdido la grasa natural.

Según ha publicado El País, realizar de forma gratuita estas intervenciones era un proyecto piloto realizado por el Gobierno y que comenzó en 2009, aunque sólo ha atendido a 927 personas, según ha informado el Plan Nacional sobre Sida, cuando la cifra de los que deberían ser tratados asciende a 6000 pacientes.

Según un estudio estatal realizado La Coordinadora Estatal de VIH/sida (CESIDA) el derecho a este tipo de operación facial sólo se está dando 13 comunidades autónomas , éstas son Andalucía, Aragón, Canarias, Castilla-La Mancha, Cataluña, Cantabria, Galicia, Madrid, Murcia, Navarra, Castilla y León, Comunidad Valenciana y País Vasco. CESIDA ha confirmado que la implantación ha sido "desigual" en las diferentes regiones.

Cantabria, comprometida con el proyecto

Cantabria ya ha anunciado que se hará cargo de las operaciones de lipodistrofia facial, que serán gratuitas para todos los pacientes que padezcan sida.

Según ha publicado El diario montanés, todos los cántabros que sufran este efecto secundario, podrán operarse sin coste alguno a partir de abril, que será cuando la Consejería de Sanidad comenzará a derivarlos a centros especializados y acreditados de España para ser operados a cargo del Servicio Cántabro de Salud.

Desde Cantabria, todos los enfermos de VIH ahora podrán dejar de ser excluidos del ámbito social, en el trabajo e incluso en la propia familia. Por lo que invertir en operar la lipodistrofia no es un dinero perdido. Según ha declarado un paciente, José Manuel del Hoyo, “una persona con VIH que se sienta feliz va a trabajar más y se va a integrar mejor en la sociedad». Y esto es importante porque según los datos que reveló la presidenta de ACCAS (Asociación Ciudadana Cántabra Antisida), el 30% de los pacientes con VIH que tienen lipodistrofia han sido excluidos de actividad en el ámbito social y familiar, y que un 28% han decidido «no buscar trabajo o no presentarse a ninguna promoción laboral por miedo al rechazo».

De momento el director general de Salud Pública, José Francisco Díaz, informó que entre 30 y 50 pacientes cántabros podrían necesitar este tipo de intervención.

{loadpostition publi}

¿Te interesa el contenido?