La marihuana puede inhibir la multiplicación del VIH en su etapa final

Los investigadores de la Escuela de Medicina Mount Sinai han descubierto que ciertos componentes de la marihuana impiden el desarrollo del VIH en su última etapa.

marihuana29/03/2012 - Pilar Márquez | Un estudio realizado por una escuela de medicina de Nueva York, Mount Sinai, ha estudiado el impacto de estos fármacos con respecto a la enfermedad. Los resultados han revelado una correlación positiva entre el desarrollo de infecciones oportunistas, la progresión a sida, y uso de la marihuana.

La marihuana medicinal se prescribe para ayudar a pasar ciertas enfermedades que causan la pérdida de apetito, pérdidas de peso o dolores crónicos, síntomas que se encuentran en pacientes aquejados de tipos de cáncer y también en síntomas presentes en las etapas finales del sida.

Los receptores cannabinoides CB1 y CB2 son células inmunes de los receptores de la marihuana, los receptores CB1 aparecen como responsables de la euforia y de los efectos anticonvulsivos del cannabis. En cambio, los receptores del tipo CB2 se encuentran casi exclusivamente en el sistema inmunitario, con una gran cantidad en el bazo. Los CB2 son los responsables de la acción antiinflamatoria. Ambos podían influir en la propagación del virus sobretodo en su etapa final.

El VIH infecta las células inmunes activas que llevan el receptor viral CD4, al tratar las células con un cannabinoide agonista que desencadena CB2 encontraron que el receptor CB2 bloqueaba el proceso de señalización, y por tanto, suprimía la infección de las células inmunes en reposo.

Por tanto explotaron terapias con receptores CB2 únicamente, aplicando una sustancia química que provocaba CB2 en las células inmunes infectadas por el VIH. El resultado fue que el fármaco redujo la infección de las células restantes.

Este hallazgo, publicado en Plosone supone que comprender el efecto de estos receptores sobre el virus podría ayudar a los científicos a desarrollar nuevos medicamentos para retardar la progresión del sida. El equipo de investigación continuará con un modelo de ratón con el virus en su etapa final. Prueba que determinará la eficacia del fármaco que activa CB2.