El Observatorio contra LGBTfobia pide la paralización del congreso LGTBfóbo de HazteOír

El congreso está organizado por la organización HazteOír, su socio internacional CitizenGo, "y decenas de grupúsculos fundamentalistas profamilia tradicional y contra el aborto", ha denunciado la organización.

El Observatorio Español contra la LGBTfobia (StopLGBTfobia) ha pedido al Gobierno de España, a la Comunidad de Madrid y al Ayuntamiento de la capital que adopten medidas cautelares urgentes para impedir la celebración del I Congreso Internacional sobre Género, Sexo y Educación, que tendrá lugar este viernes en el Centro Comercial ABC Serrano.

"HazteOír es famoso por su lucha contra las leyes antidiscriminación LGBTI, y sus campañas publicitarias de crispación, provocación y agitación ciudadana como fletar autobuses con lemas insultantes hacia la comunidad transgénero, o el reparto de panfletos antiigualdad en colegios o a través de diarios nacionales", han señalado.

El Observatorio también acusa a CitizenGo de dedicarse a "la presión pública para influir en gobiernos contra legislaciones inclusivas y modernas, y contra toda medida de concesión de derechos a las personas LGBTI, no sólo de temas como el matrimonio o las uniones civiles, sino también contra leyes que despenalizan las relaciones homosexuales como la que está llevando actualmente en Kenia, o a favor de leyes en Estados Unidos que eximen a las organizaciones religiosas del cumplimiento de normativas anti discriminación de la población LGBTI".

Para StopLGBTfobia, este congreso "perjudica seriamente el interés general, ya que fomentará el discurso del odio contra la población LGBTI, donde se insultará, humillará y despreciará a las personas LGBTI, usando falsos argumentos científicos y dónde se reunirán destacadas organizaciones contra la igualdad y la integridad de las personas LGBTI, creyentes de una pretendida conspiración internacional que quiere imponer 'la ideología de género' para acabar con la familia tradicional y contagiar a los niños de 'homosexualismo y transexualidad'".

Por eso, la organización pide a las administraciones medidas cautelares por la "alarma social" que a su juicio está generando la publicidad del congreso "que hará apología de la homofobia y la transfobia, y están incitando al incumplimiento de las leyes contra la discriminación de las personas LGBTI". "Además causará un daño irreparable, porque en ningún caso podría retrotraerse el discurso de odio difundido", ha declarado Paco Ramírez, director del Observatorio.

"El Congreso anti-LGBTI pretende difundir las ideas del denominado 'Colegio Americano de Pediatras', una escisión muy minoritaria de la prestigiosa 'Academia Americana de Pediatras' que se creó en 2002 por el apoyo de la Academia a la adopción de niños por parte de parejas homosexuales. Una organización acusada en el mundo académico de anti-igualdad y grupo de odio, que promueve terapias reparativas de la homosexualidad, procedimientos que además de acientíficos son considerados muy nocivos para las personas LGBTI que lo sufren, y que están prohibidos en muchas partes del mundo. Evidentemente buscan imponer su agenda ideológica contra la igualdad bajo una pátina de pseudo-ciencia, donde utilizan presuntas investigaciones científicas para defender la discriminación LGBTI", ha afirmado Ramírez.

El Observatorio señala que entre los participantes al congreso se encuentra el doctor Paul Kruz, especializado en endocrinología pediátrica, que proclama que la 'terapia hormonal' en niños es muy peligrosa, y utiliza argumentos más motivados por su ideología que por la medicina. "Que se lo pregunten sino a las decenas de adolescentes trans que sufren impotentes sin poder paralizar la transformación hormonal de sus cuerpos, muchos de los cuales como Ekai no han podido esperar más", sigue el director del Observatorio.

Por su parte, Walt Heyer, presentado como una persona transgénero que se arrepintió de su reasignamiento de género, es actualmente un pastor evangélico activista contra la cirugía de género que proclama que las personas transgénero 'no nacen así' y que las intervenciones médicas son experimentales, engañosas y hasta peligrosas. "Pretenden seguir patologizando a las personas transexuales, y seguir considerando a éstas personas como personas enfermas", declara Ramírez.

Otro de los participantes en el congreso es Agustín Laje, escritor y politólogo argentino, que habla del 'feminismo hembrista' y al 'homosexualismo ideológico', el abogado madrileño Rubén Navarro y la socióloga alemana Gabrielle Kuby, estuvo recientemente invitada por el obispo de Alcalá de Henares para presentar su libro 'La Revolución Sexual Global', donde habla sobre los daños personales, sociales y culturales que provoca 'la ideología de género', y preconiza un nuevo 'totalitarismo de género'.

"En resumen, nos encontramos con un conciliábulo en la que se pretende hacer pasar por ciencia e investigación social argumentos más motivados por sesgos ideológicos y por una paraciencia, usados para lanzar un potente discurso del odio contra la igualdad y contra el abrumador consenso médico acerca de la homosexualidad y la transexualidad. Una suerte de pequeña Inquisición, que bajo el barniz de 'reputados intelectuales y científicos', quieren hacernos partícipe de su obsesión por la conspiranoia de que la 'ideología de género' pretende controlar el mundo para acabar con la familia y la especie humana, e imponer un 'nuevo orden mundial'", concluye el director del Observatorio.

¿Te interesa el contenido?