Bolivia, entre los países más homófobos de Latinoamérica

Un estudio, promovido por las organizaciones Conexión y Fondo de Emancipación, revela que casi un 70% de la comunidad LGTB del país sufre agresiones.

18/04/2013- Kike Fuster La investigación, publicada bajo el nombre de "Situación de las poblaciones TLGB en Bolivia", destaca que entre las agresiones más frecuentes se encuentran las amenazas e insultos, seguidas de las agresiones humillantes. Estos datos convierten a Bolivia en uno de los países latinoamericanos con más violencia homofóbica.

El estudio presenta los grados de homofobia, violencia, discriminación y maltrato a la población de transexuales, lesbianas, gais y bisexuales, es decir, a diferencia de la tendencia común, separa las diferentes orientaciones sexuales. De esta forma, llegan a revelar que la discriminación y agresiones la sufren en mayor proporción las personas transexuales, donde un 50% manifiesta afirma haber experimentado esa situación.

Para María del Carmen Sánchez, consultora de Conexión, esta información es muy útil para el desarrollo efectivo de políticas de apoyo a las personas con orientación sexual no tradicional. Según Sánchez, el objetivo era el de determinar con información cualitativa y cuantitativa los grados de homofobia y discriminación en los sistemas educativos, de salud y de empleo. Para ello, se tuvo en cuenta la afiliación religiosa, los sistemas de intercomunicación, la familia, los grados de aspiración de derechos, la calificación de la calidad de servicios y otras dimensiones que afectan a la población TLGB.

Para David Aruquipa Pérez, presidente de las Asociación de Colectivos Transexuales, Lesbianas, Gais y Bisexuales (TLGB) del departamento de La Paz, el principal problema es que la sociedad boliviana se asienta bajo una estructura patriarcal y para una población heterosexual discriminando a las personas que no se encasillan en esos parámetros.

Otro de los datos destacables y seriamente preocupantes es que el índice de homofobia, a diferencia de países con más tolerancia hacia su población LGTB, va en aumento cuanto más grandes son los núcleos urbanos como La Paz, Cochabamba y Santa Cruz.

En el ámbito educativo, el acceso suele verse reducido a gais, lesbianas y bisexuales debido a su poca visibilidad, a pesar de que si en los centros educativos se haya a alguna pareja la tendencia común es la separar o expulsar.

Como no podría ser de manera diferente, la tendencia en educación se traslada al ámbito de empleo e ingresos, donde la mayoría de personas transexuales tienen que dedicarse al trabajo sexual, una de las encuestadas revelaba que "si no se tiene una economía estable, una se empieza a prostituir".

¿Te interesa el contenido?