Colectivos de lesbianas reivindican el derecho a la reproducción asistida

Las asociaciones y colectivos de mujeres lesbianas llevan años denunciando la discriminación a la que les somete el servicio de reproducción asistida de la Seguridad Social. Reivindican el derecho a la reproducción asistida sin necesidad de que exista un varón estéril.

12/07/2013 - Carla Gómez El Artículo 6 de la Ley de Reproducción Humana Asistida de 2006 otorga el derecho de someterse a tratamientos de reproducción asistida a "toda mujer mayor de 18 años con plena capacidad de obrar (...) con independencia de su estado civil y de su orientación sexual". Sin embargo, algunas comunidades se han acogido a la doble lectura que introduce el Real Decreto 1030/2006 del 15 de septiembre de 2006, que establece que estos tratamientos sólo se financian públicamente "cuando haya un diagnóstico de esterilidad o una indicación clínica establecida".

Cuenta Eli Pérez, presidenta de la asociación Nós Mesmas de Vigo y Pontevedra que "después de invertir varios meses sometiéndose a las pruebas previas al proceso de reproducción asistida, la inspectora médica les manifestó por vía telefónica que no podían acogerse a tratamientos de fecundación porque no existía un problema de fertilidad", refiriéndose a una pareja de mujeres lesbianas que quiso tener un hijo a través del servicio de reproducción asistida de la Seguridad Social. La pareja, que iba a iniciar su tratamiento de fecundación asistida en el Hospital Materno Infantil de A Coruña, "pidió la información por escrito y nunca recibieron respuesta. La inspectora aseguró que simplemente se estaba acogiendo a la ley, y aunque la pareja pidió dicha información por escrito en varias ocasiones, nunca recibieron respuesta", explica Eli Pérez.

Fuentes de Sanidad aseguran que se estaría cometiendo una infracción con esta pareja, cuyas mujeres no han querido revelar su identidad y que ya han denunciado su caso ante el Defensor del Pueblo. Sanidad declara no tener constancia de este caso y se remite al último consejo interterritorial celebrado en diciembre, donde la ministra de Sanidad, Ana Mato, aseguró que en las solicitudes para acceder a los procesos de reproducción asistida no se hace ningún tipo de diferenciación entre sexos ni se pregunta por el estado civil. Fue en este último consejo donde se debatió la posibilidad de revisar la cartera básica de servicios en lo relativo a tratamientos de fertilidad, el cribado neonatal, los implantes oftalmológicos o las mamografías y el aborto. Al quedar estos asuntos en el aire, será probablemente a finales de este mes, en el próximo consejo interterritorial, cuando se retome el debate y se adopten medidas, por lo que la reproducción asistida podría quedar fuera de la cartera básica de servicios médicos.

Según la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales (FELGTB) estos casos se dan con frecuencia, pero muchas mujeres prefieren mantenerse en el anonimato por miedo a que la visibilidad de la denuncia pueda afectar al proceso. No ha querido hacerlo Silvia García, una mujer lesbiana a la que en 2011 también impidieron someterse a la inseminación artificial porque el servicio no admitía a "mujeres lesbianas o solas sin problemas de fertilidad". Una vez más, desde Sanidad desmintieron que se tratase de un caso de discriminación.

¿Te interesa el contenido?