"La gestación subrogada es, para la mujer gestante, un acto precioso de amor y generosidad"

Esther Nolla, presidenta del colectivo Asociación de Madres y Padres de Gays, Lesbianas, Bisexuales y Transexuales (AMPGYL), responde a las críticas vertidas por el columnista Salvador Sostres contra el deseo de una pareja gay de ser padres.

"Como madre heterosexual, la técnica de la gestación subrogada es una igualdad absoluta en cuanto a derechos, una forma de trabajo tan legítima como otra cualquiera para las madres gestantes. Es poner en una balanza el ser madre gestante y el tener cualquier otro trabajo, y es decisión libre de la mujer el ejercer una cosa u otra", afirma Esther Nolla a Cáscara amarga, en referencia al escrito del polémico tertuliano Salvador Sostres, y publicado en El Mundo, contra el "capricho" de una pareja gay de querer ser padres a través de esta técnica de reproducción.

Esther, que es consciente de que ésta es una realidad nueva y que aún queda mucho por investigar y regular en este campo, defiende que para lo que Sostres es un "acto de egoísmo" por parte de la pareja, "la gestación subrogada proporciona una solución importante tanto para las mujeres, como una oportunidad de trabajo, como para determinadas parejas el facilitarles ser padres". Respecto a esto, la presidenta de AMPGYL destaca que "hay muchos chicos que quieren ser padres, pero por ser gay esa proyección de padre no tiene por qué dejar de existir", sobre todo en un momento en el que "la adopción es cada vez más difícil", especialmente en el ámbito internacional. "Es una solución a las pocas posibilidades existentes, muy bonita y que debería estar legalizada", declara, y matiza que "lo que hay que hacer es perseguir el abuso y la explotación".

Por su experiencia, asegura, "a través de la gestación subrogada se crean lazos entre los nuevos padres, los hijos y las madres gestantes, conformando una gran familia. Se crea una relación de igual a igual con un gran respeto a la mujer, la cual, en varias ocasiones tiene pareja o su propio matrimonio". "Yo doy lo que tengo para que otras peronas puedan ser felices", resume Esther lo que para ella es el acto de la gestación por sustitución y un trabajo tan digno como otro cualquiera.

¿Te interesa el contenido?