La sexualidad de Francisco Franco deja de ser un tema tabú

La sexualidad del dictador español ha sido siempre un tema objeto de chascarrillos populares. A punto de cumplirse 40 años de su muerte, comienza a tratarse un aspecto de su vida que hasta hace poco era difícil hacerlo abiertamente.

— ¿Su abuelo era bisexual?

— No tenía tiempo de pensar en el sexo. El poder es una droga muy fuerte.

francoAsí contestó hace pocas semanas la nietísima Carmen Martínez-Bordiú a Bertín Osborne en un programa de televisión cuando le preguntaba sobre la sexualidad de su abuelo, Francisco Franco. Hay quien dice que era homosexual, otros que era bisexual, monórquido (solo tenía un testículo), impotente, asexual… 

Varios periodistas y escritores han coincidido en la teoría de que Franco era monórquido debido a un balazo en la sangrienta guerra de África. Al parecer fue en 1916, con tan solo 23 años, cuando Francisco Franco quedaría privado para siempre de un testículo. Este aspecto pudo marcar su sexualidad y ha dado pie a otras especulaciones, como publicó José Luis de Vilallonga en su libro El sable del Caudillo, donde afirma que Carmen, la hija de Franco, en realidad no era suya, sino de su hermano Ramón, algo que también ha sido constatado por el falangista Ángel Alcázar de Velasco y amigo íntimo de Ramón Franco.

En realidad hay teorías para todos los gustos sobre la sexualidad del hombre que se mantuvo en el poder en España durante cuarenta años. Ramón Garriga, en su libro La Señora de El Pardo, afirma que cuando Franco perdió un testículo redujo considerablemente su fertilidad y por eso solo pudo tener una hija, algo totalmente inusual en aquella España en blanco y negro donde las familias numerosas con muchos hijos estaban a la orden del día.

La periodista Pilar Eyre, va mucho más allá en su libro Franco Confidencial, donde apunta la teoría de la castidad y la asexualidad del generalísimo. En su libro, Eyre afirma que Franco padecía un agudo “complejo de Edipo” y un maltrato psicológico por parte de su padre durante la infancia que lo llamaba “marica” y se dirigía a él de manera despectiva como “Paquita”. 

La infancia del 'Generalísimo'

Su voz poco varonil, su apocamiento y su baja estatura pudieron ser las razones por las que su padre Nicolás, oficial destinado en Cuba y Filipinas, se burlara de él, llegando incluso a sufrir malos tratos. 

Franco se refugió en su madre, Pilar, extremadamente religiosa y conservadora, para sobrellevar su infancia en un hogar convulso y poco feliz (no en vano, los padres del dictador terminarían separados). Todos estos antecedentes pudieron influir en el carácter frío y aislado del general y también en un completo desinterés por las relaciones sexuales.

Eyre, al igual que otros escritores que han investigado la figura de Franco, también secunda la teoría de la pérdida de un testículo en la guerra de África, pero aporta un dato inédito cuando afirma que el generalísimo “tenía una fimosis muy acentuada, el prepucio muy cerrado, lo que me permite deducir, por mi larga experiencia en estos casos, que su vida sexual fue inactiva”.

¿Te interesa el contenido?