'Soledad en la habitación', una radiografía de las relaciones tóxicas

Una pareja resquebrajada, maniatada, tóxica, compuesta por dos jóvenes mujeres que se encuentran con sus propios fantasmas, esa parte de ellas que son resquicios de su propia personalidad y que siempre les acompañan.

lesbianas teatroEsta producción, con texto y dirección del joven Santy Portela, es el último trabajo de Vaivén Teatro, compañía habitual del circuito off madrileño que ya ha estrenado montajes como 'Darwin dice', de Fernando J. López, o 'Shakespeare swing' de Pedro Martín.

En 'Soledad en la habitación', que se puede ver en la madrileña Sala Tarambana los jueves 23 de febrero, 2 y 9 de marzo, un conjunto de 6 actrices interpretan a una pareja resquebrajada que, acompañada de sus propios fantasmas, asiste al final de su relación.

Una pareja resquebrajada, maniatada, tóxica, compuesta por dos jóvenes mujeres que se encuentran con sus propios fantasmas, esa parte de ellas que son resquicios de su propia personalidad y que siempre les acompañan. Esos fantasmas que les siguen, les oyen y les ven. Esos fantasmas que han vivido y sentido lo mismo que ellas. O, puede, que incluso más. Su historia va a terminar. Y ellas lo saben. Sus fantasmas también.

Desde el pasado jueves y hasta el 9 de marzo, la madrileña Sala Tarambana, destacado espacio del circuito teatral alternativo de la capital, acoge 'Soledad en la habitación', una obra escrita y dirigida por el joven Santy Portela y producida por la compañía Vaivén Teatro.

En escena, un conjunto de seis actrices (Sara Lamparero, Olga Redondo, Juana Gómez, Laura Mayo, Irene Serrano y Eider S. Martiarena) interpretan a la pareja protagonista y sus propios fantasmas. Con una puesta en escena y un texto de lo más poético, 'Soledad en la habitación' reflexiona sobre la dependencia emocional, la dificultad de asumir la pérdida y el doliente proceso que se ha de experimentar cuna una relación termina.

Como explica el profesor especialista en teatro de la Universidad de Nottingham Simon Breden, quien ha colaborado estrechamente con Vaivén Teatro desde sus orígenes, “la dramaturgia de Santy Portela se fija en lo absurdo de nuestra vida cotidiana, y en el desgaste de la cercanía de la vida de pareja.

'Soledad en la habitación' es un claro ejemplo de esta dinámica, examinando nuestra identidad desdoblada y empujando cada situación hasta el extremo de la extenuación y desesperación. Sin embargo, no es un teatro vacío de esperanza.

Aunque nuestra necesidad de cercanía nos lleve de lo más alto hasta arrastrarnos por lo más bajo de nuestro ser, es un teatro profundamente humano exhibiendo una enorme empatía por el sufrimiento Como todo buen teatro, Portela nos obliga a vernos en el espejo del escenario para observarnos en toda nuestra contradicción.

Es tan humano que hasta prescinde del artificio de un hilo narrativo, nos enfrentamos a una serie de sketches interconectados en la que seis personajes femeninos exploran distintos momentos en una relación, aparentemente tóxica, pero a la vezd escarnada y sincera.

Es una propuesta arriesgada, un tanto abstracta, pero a pesar de su descontextualización escénica, inmediatamente reconocible para cualquier público que ha amado, que se ha desencantado o ha sufrido por amor, pero que inevitablemente volverá a amar”.

¿Te interesa el contenido?