El descubrimiento de la propia homosexualidad en 'El amor del revés'

El amor del revés es la autobiografía sentimental de un muchacho que, al llegar a la adolescencia, descubre que su corazón está "podrido" por una enfermedad maligna: la homosexualidad.

El amor del revés

«En 1977, a los quince años de edad, cuando tuve la certeza definitiva  de que era homosexual, me juré a mí mismo, aterrado, que nadie lo sabría nunca. Como  la de Scarlett O’Hara en Lo que el viento se llevó, fue una promesa solemne. En 2006, sin  embargo,  me  casé  con  un  hombre  en  una  ceremonia  civil  ante  ciento  cincuenta  invitados, entre los que estaban mis amigos de la infancia, mis compañeros de estudios,  mis  colegas  de  trabajo  y  toda  mi  familia.  En  esos  veintinueve  años  que  habían  transcurrido entre una fecha y otra, yo había sufrido una metamorfosis inversa a la de  Gregorio Samsa: había dejado de ser una cucaracha y me había ido convirtiendo poco a  poco en un ser humano.»

El amor del revés es la historia de un camino de perfección que trata de poner al descubierto, sin clichés y sin moralismos, la intimidad desnuda de alguien que de repente se siente apartado de las normas sociales y trata de sobrevivir entre ellas. Luisgé Martín, su autor, cuenta su propia vida con una sinceridad a veces hiriente: el descubrimiento de su condición sexual, los primeros amores juveniles, los problemas psicológicos derivados de su inadaptación, la terapia conductual que realizó para cambiar sus inclinaciones enfermas, la exploración del sexo, las primeras relaciones afectivas, los contactos con el mundo gay y el descubrimiento progresivo y tardío de la felicidad, «el valor exacto de la ternura». 

La obra es también el retrato de una sociedad infectada por la intolerancia y por el prejuicio, una sociedad impermeable que busca enfermedades imaginarias para marcar su propio territorio moral.

¿Te interesa el contenido?