Los libros recuerdan al filósofo gay Michel Foucault

Se suceden las novedades sobre la obra filosófica y la trayectoria del Michel Foucault, uno de los nombres más importantes en las ciencias humanas de los últimos tiempos con su revisión del marxismo, el psicoanálisis y las relaciones de saber poder y saber.

michel-foucault-y-el-poder-viajes-iniciaticosHace treinta años que moría a causa del sida uno de los grandes activistas y, sobre todo, pensadores y teóricos más importantes de la historia reciente. Tímido en sus comienzos, enseguida defendió los derechos LGTB y dejó inconclusa una apasionante Historia de la Sexualidad que ha hecho repensar el sexo y el género a muchos de sus discípulos.

Foucault reaparece ahora de la mano de su contemporáneo Gilles Deleuze en el libro, editado por Errata Naturae, Michel Foucault y el poder: Viajes iniciáticos, así como en la reedición de los ensayos de Miguel Morey sobre el famoso filósofo que sirvió de inspiración no solo al Mayo Francés sino a los primeros activistas contra el sida en todo el mundo, como es el caso de Act-Up, que denunció la pasividad de los poderes públicos ante la pandemia.

Foucault ha sido objeto de especulación, ataques y despreci,o pero siempre ha sido más fuerte la admiración que sigue suscitando su legado a la hora de repensar la historia de las prisiones, los manicomios, las ciudades modernas, las clínicas, los "monstruos morales" y las formas de regulación y producción de la diversidad sexual.

Cara a cara con Deleuze, al que conoció en 1952, el filósofo francés vuelve a mostrar su ácida ironía pero también su incansable trabajo por desmontar algunas de las verdades admitidas por sus contemporáneos y por toda una tradición filosófica que, al igual que el autor de El Antiedipo, con el que dialoga sin descanso, puso en cuestión abriendo nuevas puertas a la investigación y desenmascarando los mecanismos de poder en los que se sustentan cada vez más nuestras sociedades contemporáneas y sus instituciones. Su impresionante personalidad y su pensamiento coherente y demoledor reaparecen en sus conversaciones con Deleuze sobre el poder y su circulación, todo un lujo en los tiempos de apatía mental en los que estamos sumidos.

¿Te interesa el contenido?