Ana Rosa Quintana: "Si María Teresa Campos estuviera en AR le dejaría mi silla a ella"

Ana Rosa Quintana lleva diez años al frente del programa matinal AR de Telecinco, siendo líder en su franja horaria. Esta temporada comenzó en Gaza, “donde está la actualidad, que es donde a todo periodista le gusta estar”.

ana rosa quintanaLlevas mucho años siendo la reina de la mañanas, eso es un responsabilidad. ¿Estás cansada de este peso?

No, en absoluto. Si estuviera cansada no seguiría. Agradecida cada día mas al público que nos ve. Llevar diez años liderando no cansa. Pienso que cansa más el hecho de no encontrar tu sitio. Para mí es mucho peor, la verdad.

Después de tantos años, ¿nerviosa antes de empezar cada  programa?

Sí, siempre. Es parte del encanto de nuestra profesión.

¿Es difícil manejar los hilos de la actualidad todos los días en directo?

No para un periodista. Es lo que nos gusta al programa, la dirección, la redacción, los colaboradores y, por supuesto, a mí misma. Por ejemplo, a mí no me gusta hacer programas grabados, se pierde la frescura. Soy periodista y me gusta la actualidad. Reconozco que tengo la gran suerte de hacer lo que me gusta. Hay muy poca gente que, desgraciadamente, puede decir lo mismo.

Hablando de gustar, ¿te gustaría trabajar, con la que en otro tiempo, fue otra reina de las mañanas, María Teresa Campos?

Nos conocemos hace muchos años y creo que estamos muy bien cada una por nuestro camino. Ella es fantástica pero, actualmente, hacemos programas distintos.

Si estuviera en tu programa ¿en que sección encajaría más?

Si ella estuviera en AR me levantaría de mi silla y se la dejaría a ella.

¿De dónde sacas tanto tiempo? Revista, programa, ayuda humanitaria, productora, tu vida personal...

Tengo los días muy completitos. El secreto está en acostarse muy prontito y levantarse muy temprano (risas). Cunde el día, te lo aseguro.

¿Cómo productora has notado la crisis audiovisual? ¿Los profesionales del medio hablan de ella?

La cosa está difícil. Nosotros no nos podemos quejar, la verdad, pero sí se nota.

Dime un programa que nunca harías.

Ese tipo de cosas mejor no decirlas. Ni especular con ellas. Si te puedes permitir el lujo, pues dices que no, pero nunca se sabe. Imagina que, por circunstancias, no te puedes permitir ese lujo. ¿Qué haces entonces? No, mejor no pontificar.

Y, actualmente, ¿a quién te gustaría entrevistar en tu programa?

Al papa Francisco. Me parece un ser fascinante, periodísticamente hablando.

¿Cómo te ha sentado que solo se acredite en el PP a los reporteros de informativos?

Muy descontenta y más por las razones que nos han dado. Consideran que AR no es informativo pese que la primera parte es sólo información. Alegan que es un problema de espacio porque si acreditan a uno tienen que hacerlo a todos. Es su criterio, con el que, desde luego, no estoy nada de acuerdo.

Los colaboradores van y vienen. Los que se van por las malas si vuelven a llamar a la puerta de AR, ¿son aceptados?

En diez años, imagina. Muchos se van por horarios, por querer dar un salto en su carrera, en fin, por muchos motivos. Hay muchas formas de irse. Pienso que lo mejor es dejando las puertas abiertas. ¿Por qué no?

¿Estás a favor de las fiestas del Orgullo?

Por supuesto que sí. Lo que pasa que siempre que se hacen ya estoy de vacaciones.

¿Te gustaría ser pregonera algún año?  

Sí, claro. Sin pensarlo.

¿Estás a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo?

Son cosas de lógica. Dos personas se quieren, quieren compartir sus vidas. No entiendo por que nadie tiene que poner trabas, la verdad. Sean del mismo o distinto sexo.

¿Te interesa el contenido?