Boris Izaguirre: "Ni la oposición ni el chavismo hacen nada por el colectivo LGTB"

Boris Izaguirre habla sobre su nuevo libro Un jardín al norte (Editorial Planeta). Una biografía sobre una mujer que guiará a los lectores a través de una guerra que cambió el mundo.

boris izaguirre¿Es duro escribir la novela con tu madre enferma?

Ha sido muy complicado. Tuve la gran suerte de poder estar cerca de ella en todo el proceso de su enfermedad. No me trastocó mi disciplina de escritor. Me motivó bastante, al mismo tiempo que me daba cierta consternación por ser la única novela mía que no podría terminar de leerla. Mi mama se murió un domingo y la novela salió publicada el jueves siguiente.

¿Qué tiene Rosalinda de tu madre?

El arrojo. La valentía. Es lo que diferencia a una mujer importante de otra que no lo es. Su capacidad de decisión. Es lo que tiene Rosalinda Fox. Ella no acepta que el destino esté escrito. Ella está convencidade  que el destino lo forja uno mismo.

¿Te costó mucho terminar la novela sabiendo que tu madre no la leería?

He sido muy serio con esta novela. La editorial me dijo: “Queremos tener el manuscrito el 26 de agosto”. Pensé y me dije: “¡Qué cabrones son! ¿Quién coño en la vida entrega un día como ese?”. Pero como habían sido muy buenos y habían dicho que sí a todas la peticiones que les hice, les di ese gustazo. Y claro que la tuve lista el 26 de agosto, en horario americano, y pulsé send. Luego me di cuenta que nadie, obviamente, había vuelto a sus oficinitas esa fecha. Luego nos reíamos. Me decían: “No me lo puedo llegar a creer. Lo has hecho. Lo has mandado en la fecha”. Mira, soy de ese tipo de personas y de escritor que soy incapaz de ser organizado. Si me dicen “te recogemos a las nueve y veinte”, llego a y media o a y treinta y cinco. Llego siempre con retraso. Pero con los plazos de las entregas soy súperpuntual. Soy muy organizado

¿Cómo se escribe, en primera persona, siendo de la derecha de aquellos años?

Ella era ante todo anticomunista. No lo dice tanto en el libro, como en su biografía. Lo que más me choca es que ellos estaban al lado de los vencedores. No hay muchos libros que traten sobre los vencedores de la guerra civil española. Es un conflicto bastante desagradable. Los vencedores de esta guerra son personas que molestan. Pensé, ellos son los vencedores, porque la historia así lo ha querido, pero si hubiera hablado con Rosalinda Fox hubiera encontrado a la mujer valiente, independiente, estimulante y a ratos provocadora. Hay que recodar que ella era la amante del ministro de Asuntos Exteriores de Franco, Juan Luis Beigbeder. No olvidemos que ella fue la que determinó que el régimen franquista no se aliara con Hitler y, por consiguiente, España no entrara en la Segunda Guerra Mundial. Gracias a que ella estaba ahí y tenía una relación sentimental con este ministro.

¿Estás de acuerdo con lo que en su día dijo Churchill “la guerra hubiera tomado otro sendero diferente si no llega a ser por Rosalinda Fox?

Eso es algo que dice ella que le dijo Churchill, por eso me lo apropio en la novela. Pero totalmente de acuerdo, claro que sí. Prefiero creer que sí, para el espíritu de la protagonista. Ella no lo puede explicar, porque para explicarlo tendría que desvelar que fue amante y adúltera. Hoy en día hubiera pasado lo mismo. Pienso que el caso fue distinto. Creo que estaban enamorados de verdad, que el amor que se profesaban ambos era verdadero.

Hablas de ella como un ídolo. ¿Te hubiera gustado conocerla en persona?

Sí. Sin duda. Me hubiera encantado.

Tú que has sido la tinta de ella, ¿qué tiene de novela y que de biografía?

Mucho de novela. De biografía los datos y fechas históricas.

¿Has hablado con María Dueñas?

Sí, por supuesto.

¿Leíste su libro? ¿Te condicionó para escribir Un jardín al norte?

No, todo lo contrario. Claramente en el libro de María El tiempo entre costuras, Rosalin es un personaje secundario. Es verdad que gracias a ella supe verla. Pero ciertamente ya estaba allí dispuestísima a que se escribiera sobre ella.

¿Por qué el título?

Un jardín es una extensión de tu vida, igual que la mesa de comer. La gran mayoría de nosotros solo llegamos hasta la mesa, porque no tenemos posibilidad de tener un jardín. Y creo que una mujer puede hacer un jardín en el rincón más pequeño de tu casa. Y el norte porque descubre el amor al norte de África. Y me pareció un título muy sugerente.

¿Vas a seguir por el camino de las biografías?

No de momento. Lo que más leo son biografías. Es lo que más me gusta. Pero de momento, hasta que vuelva a parecer otra Rosalinda Fox que me atraiga, va ser difícil.

¿Volverías a vivir en España?

Por supuesto. Y volvería a conocer a Rubén, que es la clave de todo.

¿Por qué te fuiste?

Rubén me hizo ver que cruzó todo un Atlántico.

¿Cómo vive Venezuela el movimiento LGTB?

Tengo entendido que unifica bastante la oposición y el chavismo. Es decir, no hacen nada por el colectivo.

¿Crees que Madrid podrá recuperar ese Orgullo que un día la alcaldesa robó?

Ya la alcaldesa no va estar [risas].

 

Boris Izaguirre, sin cáscara


¿Te interesa el contenido?