Villacís, candidata C's al Ayto. de Madrid: "Chueca va veinte años por delante de cualquier sociedad"

Begoña Villacis, candidata a la alcaldía de Madrid por Ciudadanos, durante muchos años estuvo, como a ella le gusta decir, en la oposición en la sombra. Ahora toca la puerta de los madrileños para hacer "una política real". Quiere entrar en Madrid para hacer cosas por una sociedad actual.

begona villacisBegoña, usted era abogada de Legalitas ¿Cómo decide cambiar la toga por la alcaldía?

Dirigí durante mucho tiempo el área fiscal, mercantil y laboral de la empresa y recibíamos muchas consultas al día, del orden de unas cinco mil, y eso te hace ver muchas cosas. También he sido durante mucho tiempo la oposición en la sobra de muchos clientes al ayuntamiento. Sé cómo funciona el ayuntamiento y hay cosas que creo que se podrían cambiar para mejor. Puedes hacer dos cosas; o quedarte en la queja y la lucha minoritaria, que es lo que yo hacía defendiendo el derecho de los ciudadanos de Madrid, o bien das el paso e intentas proponer acciones ciudadanas, y esa es la línea que propone Ciudadanos.

¿Qué le han ofrecido para ser la alcaldesa?

No voy buscando nada. Creo que en la política no se puede entrar buscando nada. Hay que entrar con vocación de servicios y entrega. Que es lo que propongo. Es un proyecto en el que creo. Creemos, mi equipo y una servidora, en poder cambiar algunas cosas. No estamos por ocupar sitios y tener puestos. Vamos a tocar la puerta muy fuerte para entrar y hacer cosas.

¿Qué promete a los madrileños que le voten?

Mucha experiencia personal. Sé cómo funciona el Ayuntamiento de Madrid, sus corruptelas, sus vicios. Todo ese conocimiento sin ilusión y motivación, no sirve de nada. Venimos a revitalizar esto de una vez por todas.

¿Le costó mucho decir que sí a la propuesta?

Es una decisión vital que quieras presentarte y luego están los afiliados que quisieron que yo fuera la representación en Madrid. Una vez que entras por unas primarias, que es como se debe de entrar no apuntada por un dedo, sino por los dedos de los afiliados, tienes el apoyo.

Ahora tenemos que ir a por el apoyo del resto de los madrileños. Es verdad que tenía una buena vida y tengo una familia. Tengo mucho que perder y por eso lo afronto con más ganas e ilusión. Soy partidaria de que hay que luchar por lo que a uno le motiva en esta vida. Espero que de aquí a veinte años pueda sentirme orgullosa de lo que he hecho.

El color de su partido lo sabemos, es naranja, pero ¿pintado con la mano izquierda o derecha?

No queramos etiquetarlo porque esa idea e inercia etiquetadora son muy viejas.

El naranja es naranja, da igual la mano con la que lo pintes. No queramos etiquetarlo porque esa idea e inercia etiquetadora son muy viejas.

Muchos políticos se han desdibujado de la izquierda o derecha, solo tienen su apego al sillón. Están dispuestos, por ejemplo, gente de izquierda a políticas de reforma laboral. De hecho, alguno de ellos fueron los primeros que iniciaron dicha reforma recortando las pensiones. Y hay gente de derecha dispuestas a subir los impuestos. Eso despeja ese campo de nuestro sitio.

Nuestro sitio lo estamos creando nosotros. En el fondo respondemos a una necesidad de una sociedad que no se veía representada por ellos. Nos gustaría dignificar la política de alguna manera. En tanto como hoy en día entendamos a los políticos, de la manera en que estas actuando, no me siento política. Quiero ser cercana. Hay una renovación. La gente joven se está preocupando por el panorama político y eso es muy sano. Han nacido nuevos partidos. La gente quiere confiar, no quiere quedarse parada. Tiene que haber un momento en que esto cambie y ahí estamos nosotros.

¿Qué tal se lleva con César Cabo?

Genial. Me encanta César.

Se lo pregunto porque se oía que iba a ser el candidato al puesto que usted está ocupando.

Hubiese sido un gran candidato. Pero estatutariamente está muy limitado. Es una persona que tiene muchos valores. Le tengo mucho cariño desde que nos conocimos.

¿Tiene previsto darle algún cargo si saliera elegida alcaldesa?

Me gustaría darle muchas cenas y muchos cafés. Es una persona muy sensata con la que me gusta mucho coincidir. Tiene muchas convicciones, que es ahora mismo de lo que se nutre este partido. Eso no te lo vas a encontrar en muchos partidos.

Una de sus rivales políticas, Esperanza Aguirre candidata del PP, ha comentado públicamente que si saliese elegida no pisaría Cibeles. ¿Es de su opinión?

Si la pisaría. Siempre digo que para trabajar se necesita un ordenador, conexión a internet y un “trozo de césped”. Nuestra generación no necesita 80 m2. Se puede trabajar en cualquier parte. De hecho el mundo va hacia la deslocalización en el mundo laboral. Las sedes para mí son lo último en mis prioridades.

Ahora bien, para parecer ahorradora no voy a hacer que el Ayuntamiento de Madrid se gaste el doble. Nos hemos gastado 500 millones de euros en hacer el traslado, en la permuta de inmuebles, en trasladar a gente, en obras de acondicionamiento. No le voy a vender al ciudadano que por ser, o parecer, ahorradora voy a trasladarlo todo a la Plaza La Villa, sede del antiguo ayuntamiento. Aparte de que ya no se cabe allí, sería olvidar que sería un doble gasto. Hay que ser sensato. Creo que se puede ser sensacionalista de muchas maneras y esta es una de ellas.

¿Cuál sería su punto fuerte en materia social?

En Madrid no puede haber niños que si no van al cole al comedor no comerían.

Muchos. Para empezar le damos mucha importancia al menor. Es uno de nuestros puntos fuertes. En Madrid no puede haber niños que si no van al cole al comedor no comerían. Eso en Madrid 2015 no puede suceder. Hay barrios enteros que no tienen guarderías municipales. Por ejemplo, hay que actualizar los horarios tanto de bibliotecas como de guarderías.

Y por supuesto el desahucio. No somos esos partidos tan liberales que condenan a la marginalidad a mucha gente. Nosotros proponemos estudiar cada caso y fomentar medidas como, por ejemplo, el alquiler social. Tenemos mucha sintonía con las proposiciones que están haciendo las autonomías. Un planteamiento social. No queremos dejar caer al vacío a toda esta gente que necesita un hogar. Tienen que retomar las riendas de su vida y que mejor manera que empezando por su casa.

Por otra parte, hoy en día con las redes sociales, el acoso escolar, que cada vez se produce a una edad más temprana, puede ser una cadena perpetua para un chaval. Hay que crear figuras, con aprovechamiento de la policía, que sean interlocutores de familias, colegios y menores y aplicar políticas nuevas, es decir, de nuestra generación. Los partidos actuales vienen practicando “lo de siempre” y los tiempos cambian. Hay que amoldarse a ellos. Recambio generacional.

Tanto Esperanza Aguirre como Cristina Cifuentes han comentado que les encantaría que Albert Rivera estuviera en el PP. ¿Os está teniendo una mano por aquello de haberle quitado votos?

Hay que ver qué tipo de mano nos están tendiendo. Se puede interpretar de muchas maneras. Puedo pensar que quizá nos quieren deslizar a la derecha, cuando hemos dicho por activa y por pasiva que no somos ni de izquierdas ni de derechas. Otra cosa obsoleta. Por otro lado saben que Albert es una persona muy atractiva, políticamente hablando. Eso atrae votos que solo quieren para perpetuarse. Siempre van en la misma línea. No veo nada “nice” en todos estos piropos. No me gustan. No los veo tan inocentes. Ahora, agradezco todo lo bueno que nos quieran decir. Y por supuesto les devuelto la cortesía.

¿Madrid est´´a preparada para un cargo político relevante gay?

La sociedad madrileña va muy por delante de la gestión del ayuntamiento.

Sí. La diferencia entre vieja y nueva política es esa. En la antigua era aquello de lo admito y lo respeto. Ahora ya ni tan siquiera se valora la condición sexual de cada uno. Se enfoca como algo natural. Hoy en día no hay miedo a la típica pregunta- ¿y si tu hijo te dice que es gay?-. Como si es rubio. No pueden pretender que tengamos la mentalidad del pasado. Por ponerte un ejemplo, no puedo tener la misma mentalidad que mi hija, que prácticamente nació con el iPhone en la mano. Y saben manejarlo mejor que nosotros [risas]. La sociedad madrileña va muy por delante de la gestión del ayuntamiento.

begona villacis 2¿Ha hablado con algún colectivo LGTB?

Sí, por supuesto. Además, tengo en eso un valor añadido. He salido mucho por Chueca a divertirme tanto con amigos gays como heteros.

¿Cómo definirías Chueca?

Si antes te he dicho que la sociedad madrileña va por delante de la gestión, Chueca va veinte años por delante de cualquier sociedad. Fíjate qué lección le dieron al Ayuntamiento. Como unas personas particulares, las tiendas y los vecinos lograron rehabilitarlo. Hay que acordarse de cómo era el barrio antes. Fue un florecimiento brutal. Una lección que debería de estudiarse en política.

¿A favor del Gay Pride?

No solo a favor, sino que debemos otorgarle espacio para la creatividad. Intentar convertir el Gay Pride de hoy en día en el que un día fue. Al que asistía y me lo pasaba en grande.

¿Está su partido a favor de matrimonio igualitario?

Por supuesto.

¿A que se le llame matrimonio también?

¿Por que no? Ese debate está superado.

El presidente de su partido no lo tiene tan claro. Está a favor de la unión pero no a llamarlo matrimonio.

Creo que eso no lo ha dicho Albert. No me suena. Y si lo ha dicho, ya hablaré con él. Como te he dicho, eso hoy en día ya superado.

Bien es cierto que luego rectificó. Pero vale como ejemplo, ¿usted tiene la libertad de pensar distinto al cabeza del partido?

Sí. Lo nuestro no es una ideología, que te impone lo que tienes que pensar y limita tu opinión. Nosotros somos un ideario, te permite expresar tu opinión libremente. Dentro del partido encontrarás a gente que sea taurina y otra anti taurina. Propalestina o proisraelí. Personalmente no podría estar en un partido que me cortara mi libertad de expresión. Es cierto que cuando eliges un partido es porque estás de acuerdo en un 80 o 90 % de las cosas, pero no estamos limitados. Somos personas.

¿Cómo ve usted la convergencia entre UPyD y Ciudadanos?

Se puede producir de muchas maneras. En la práctica ya se está produciendo. Hay mucha gente que está viendo a nuestras bases. En el fondo ambos defendemos la tercera vía. Compartimos muchas ideas, el espíritu. Creo que el problema es que el partido no se siente representado por su cúpula, por los problemas internos que están teniendo. Una pena la verdad. Hay mucha gente de ese partido que tiene mucha valía.

¿Te interesa el contenido?