DJ Ed is Dead: "Es la primera vez que hago lo que me da la gana"

Fusionando estilos este DJ presenta Change, un trabajo para empezar a escuchar en la intimidad y terminar bailando en la pista de moda de este verano. Es uno de los mejores productores, batería y DJ de España. Ahora, en un momento de madurez, se lanza a la aventura de lanzar su trabajo más personal. 

¿Cómo denominas la música electrónica?

ed is deadMúsica. Simple y llanamente. Con la evolución hemos cambiado las herramientas. No tiene por qué ceñirse a garitos o discotecas. Hay mucha música electrónica. No estoy inventado nada. Siempre lo asociamos a la pista, al baile, que está genial, pero también a apretar dos botones y girar dos roscas. Pero es mucho más complejo que eso. Tengo un largo recorrido por la música acústica, por identificarla de alguna manera, y si no toco el acorde adecuado se nota que hay algo que no va bien. Para mí la eléctrica es igual. Es un subidón cuando sientes que un tema es bueno en directo.

Desde tu punto de vista, ¿qué es más compleja de hacer la música electrónica o la acústica?

Soy músico. Hoy hago este tipo de música y mañana la otra. Simplemente tienes que estar ubicado en tu tiempo. Hace cuarenta años no se tenía la herramienta para poder expresar una idea, aunque suene místico pero es así. Hoy en día se tiene sintetizadores, plugings, ordenadores,… Me encanta jugar con la música.

¿Por qué Change (título de su último trabajo)?

He pasado por mil estilos. He hecho discos para mucha gente, en la sombra y no tan en la sombra, y es la primera vez que hago lo que me da la gana. Para esta primera vez, de hacer lo que he querido musicalmente hablando, tienes que tener mucha confianza en ti mismo. Te puedo asegurar que a día de hoy me la suda lo que piensen los demás. Es muy complicado ser artista de cualquier rama en España. Me dije Cambio (en inglés Change). Créetelo un poco, confía en ti, escucha tu voz interior, que suena muy poético pero es la realidad, y pa`lante. [Risas] He tardado. No te creas que ha sido de un mes para otro.

Estás en un momento de madurez. ¿Como músico transmites lo que en ese momento sientes?

Debería ser así. En el disco hay canciones tristes porque me ha pillado de bajón el momento de componer. Change es como un viaje, acaba alegre. No quería mandar un mensaje depresivo o triste. Soy un afortunado de vivir de la música. No quiero cortarme las venas en la última canción, y con la electrónica se olvida un poco ese mensaje. Creo que es porque está más vinculado a las máquinas y es más difícil vincular tu corazón a unos acordes. Es más sencillo para un cantautor que con unos scratch. Al menos yo lo veo así.

¿Cómo surge mezclar estilos tan dispares como el soul, pop o rock?

En España creo que nos encasillamos demasiado.

Creo que esta en mi ADN. He estado durante mucho tiempo aprendiendo a hacer todo esas mezclas de música. En España creo que nos encasillamos demasiado. O haces dance o pop y la fusión suele ser complicada, porque no estás ni en A ni en B, aparte que despistas a la gente que te sigue.

Me ha costado mucho tiempo aprender para hacer las cosas bien y tener mucho respeto a cada estilo musical. Esto se tarda en aprender. Si me gusta una canción de soul, ¿por qué no se puede crear fusionando? Tenemos pocos espejos en los que mirarnos. Aquí ser singular es muy complicado. No digo que yo lo sea, pero es complicado. Siempre nos estamos refiriendo a lo que suena o a lo que se lleva en tal o cual sitio.

¿Cuánto tiempo te ha llevado hacer este disco?

Un año. Pero no es un año de trabajo. Me encanta haberlo tomado con calma, porque soy muy impaciente, y con este trabajo me dije “cuando este, estará”. Ha sido un proceso de curro atípico para mí. Siempre he trabajado para los demás y era rollo de “el día cinco tiene que estar”. De locos. Y en este me dije “con calma que es tuyo”.

¿Por qué te gustaría que la gente escuchara Change la primera vez con la luz apagada?

Con que se escuche me doy con un canto en los dientes [risas]. En serio, porque cuando no ves nada, solo la oscuridad, se te agudizan más los sentidos. En este caso el oído. Hay mucho detalle, mucho suspiro, bajada, izquierda, derecha, intencionada. Mucho curro de producción que a oscuras se advierte mejor. Es una utopía del artista. En este caso un servidor. Imagino que lo bailarán también mucho. Hay temas impresionantes para la pista.

ed is dead 2¿Este es tu proyecto más ambicioso hasta el momento?

Es más onanista que otra cosa. Como te he dicho antes es por mí. Es por hacer lo que me da la gana. Ha sido una espinita que tenía clavada y por fin me la saqué. Estoy harto de tener que atarte a un circuito. Me cansé de los parámetros establecidos y he querido hacer Change. No te voy a negar que me gustaría que fuera importante musicalmente hablando, pero está hecho más por mí que por otra cosa.

Ed is Dead, sin cáscara


¿En qué país se reconoce más la música electro?

Berlín y Londres tienen mucha herencia. Han sido pioneros. En USA también. Pero porque allí hay público para lo que sea. Como si hiciesen coplas electrónicas, seguro que habría un segmento de la población que le gustaría. En el viejo continente, el rollo más underground está en esas dos capitales. Luego por ejemplo, Suecia tiene muy buenos productores.

Y en España hay unos talentos increíbles. Pero el problema aquí es que no ha habido una regeneración de lo que es la industria. Ten en cuenta que aquí nuestra herencia es otra. Aquí nos hemos criado oyendo flamenco, copla, melodía o canción moderna, mientras que otros países han mamado la música con grupos tan míticos como Pink-Floid. Parece que no, pero sí se nota.

Para ser un buen DJ, ¿Qué se tiene que tener?

El fenómeno de DJ está haciendo mucho daño

Que te encante la música. Ser melómano. El fenómeno de DJ está haciendo mucho daño. Quiero decir, los chavales ven al tío que pincha en la cabina, rodeado de gente, que es la estrella y solo se fijan en eso, en el envoltorio. Pero lo más importante es la música.

Luego, tienes que tener psicología para conectar con el público, técnica, ritmo. A día de hoy cualquier persona puede ser DJ. Es una putada porque se está devaluando mucho la profesión. Esto me imagino que explotará algún día. A la larga, la gente empieza a distinguir quién es un buen DJ y quién es malo. Otra cosa es saber la pista, que se mueva mucha gente. Llevarte la gente de un lado para otro, quiero decir. O pinchas para la gente con los temas que quieren oír, o intentas hacer una labor de metértelos en el bolsillo y que bailen lo que tú pinches. Es algo subjetivo y personal. A mí, por ejemplo, me gusta más pinchar en sitios pequeños con poca luz y pasarlo bien las pocas personas que estén. El rollo multitudinario, brazo arriba con 16 años, era divertidísimo.

¿Crees que por tener “un nombre” en otros ámbitos lo tienen más fácil para ser DJ?

Hay que enseñar a la gente qué es una sesión buena.

Siempre he defendido que cada uno se gane la vida como pueda, o como le dejen. Si un tío es actor y le pagan 20.000 dólares por pinchar, el problema no es suyo. Yo también lo haría. El problema es de quien lo paga. Es un problema cultural. Hay que enseñar a la gente qué es una sesión buena. Los malos acaban cayendo por su propio peso al final.

El disco salió este lunes, ¿proyecto para este verano?

No paro de tocar, barra, pinchar. Y estoy en otro proyecto, con Ariadna Castellano. Es un trabajo un poquito más complicado porque mezclamos electrónica, jazz y flamenco. Para mí es algo muy motivador porque es algo muy nuevo. Lo lanzaremos en España y en Estados Unidos.

¿Te interesa el contenido?